Marina Abramovic

Derribando muros

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
La artista de performance Marina Abramovic; ha pasado toda su vida derribando barreras; dolor, resistencia, miedo, en una exhaustiva búsqueda de transformación emocional y espiritual tanto en la vida como en el arte. En estas extraordinarias memorias relata su conmovedora y épica historia, desde su difícil y abusiva infancia en la Yugoslavia de la posguerra, pasando por la convulsa relación artística y amorosa con el fotógrafo y artista Ulay, hasta sus atrevidas y controvertidas performances que dejaron atónitos a espectadores y críticos de todo el mundo. Un libro en el que explora además cómo su total compromiso con el presente ha sido la clave de su arte y éxito. Una vívida y poderosa performance en sí misma, nos revela cómo se convirtió en una de las artistas vivas más importantes.
Este libro no está disponible por el momento.
670 páginas impresas
Publicación original
2020
Editorial
MALPASO

Opiniones

    Laura Sánchezcompartió su opiniónhace 6 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💡He aprendido mucho

    María José Francionecompartió su opiniónhace 7 meses
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💡He aprendido mucho
    🚀Adictivo

    Marisol García Wallscompartió su opiniónhace 8 meses
    👍Me gustó

Citas

    bbogodoycompartió una citael mes pasado
    Una historia increíble: ella era hermosa; él, apuesto; y cada uno salvó la vida del otro. Mi madre era mayor en el Ejército y comandaba un escuadrón en la línea de frente que se encargaba de hallar partisanos heridos y ponerlos a salvo. Pero en una ocasión, durante el avance alemán, ella contrajo tifus y estuvo inconsciente entre los heridos, con fiebres altísimas y completamente cubierta por una manta
    Laura Sánchezcompartió una citahace 6 meses
    Dicen que de pequeña no me gustaba caminar. Mi abuela me sentaba sobre la silla de la mesa de la cocina cuando se iba al mercado, y al regresar me encontraba en el mismo lugar. No sé por qué me negaba a caminar, pero supongo que tenía que ver con haber sido pasada de persona en persona. Me sentía desplazada y seguramente pensaba que caminar significaría tener que marcharme hacia otro lugar
    Marisol García Wallscompartió una citahace 9 meses
    A los catorce, le pedí a mi padre un juego de pinturas de óleo. Me lo compró y también se encargó de que un viejo amigo partisano me diera clases, un artista llamado Filo Filipović. Filipović, quien era parte de un grupo llamado Informel, pintaba lo que él llamaba paisajes abstractos. Llegó a mi estudio cargando pinturas, lienzos y otros materiales, y me dio mi primera lección de pintura.
    Cortó un pedazo de lienzo y lo puso en el suelo. Abrió una lata de pegamento y arrojó el líquido sobre el lienzo, añadió un poco de arena, pigmento amarillo, rojo y negro. Luego vertió medio litro de gasolina, encendió una cerilla y todo explotó.
    —Esto es un atardecer —me dijo. Y luego se marchó.
    Me causó una gran impresión. Me esperé a que la hojarasca carbonizada se secara y, después, con mucho cuidado, lo prendí con alfileres en la pared. Más tarde mi familia y yo nos fuimos de vacaciones. Cuando regresé en agosto, el sol ya lo había secado todo. El color se había ido y la arena se había caído. No quedaba nada más que una pila de ceniza y de arena en el suelo. El atardecer ya no existía.
    Más tarde entendí por qué había sido tan valiosa esta experiencia. Me enseñó que el proceso era más importante que el resultado, al igual que la performance me es más importante que el objeto. Presencié el proceso de crearlo y luego el de destruirlo, no tuvo duración ni estabilidad.

En las estanterías

    Time Out México
    Time Out
    • 29
    • 68
    Alejandra Carrillo
    Teoría de arte
    • 33
    • 21
    Miguel Ángel Vidaurre
    Estética
    • 93
    • 9
    Fer Silva
    Mujer.
    • 30
    • 2
    roberto rabadan
    Arte
    • 35
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)