Vigilar y Castigar, Michel Foucault
Michel Foucault

Vigilar y Castigar

538 páginas impresas
Obra maestra de la criminología y el pensamiento crítico, donde Michel Foucault reflexiona sobre el sistema penal moderno y se pregunta de dónde proviene la extraña práctica de encerrar para corregir, que figura en los códigos penales de la época moderna. Durante el siglo XIX, advierte Foucault, el castigo físico fue abandonado y la condena social comenzó a regirse por el encierro del cuerpo. Así, se construyeron cárceles y se abandonaron las prácticas de los suplicios públicos para poder, en lo sucesivo, corregir las almas en prisiones especialmente diseñadas. Foucault analiza en esta obra el proceso de este cambio, donde el cuerpo del condenado deja de ser el objeto de castigo mediante suplicios populares, para dar lugar a la corrección del alma. El condenado es encerrado, vigilado y controlado en un sistema que termina abarcando a otras instituciones sociales como el hospital, los psiquiátricos, las fábricas, las instituciones educativas, los asilos, etc. Son los niños, los locos y los ancianos los que están bajo esta vigilancia y control, quienes conforman lo que el autor denomina la sociedad disciplinaria.
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
32Estanterías
0Opiniones
47Citas

Opiniones

👍
👎
💧
🐼
💤
💩
💀
🙈
🔮
💡
🎯
💞
🌴
🚀
😄

¿Qué te pareció el libro?

Inicia sesión o regístrate
Óscar Mejía
Óscar Mejíacompartió una citahace 2 años
Es feo ser digno de castigo, pero poco glorioso castigar. De ahí ese doble sistema de protección que la justicia ha establecido entre ella y el castigo que impon
Román Ramírez
Román Ramírezcompartió una citahace 4 meses
cuerpo se encuentra aquí en situación de instrumento o de intermediario; si se interviene sobre él encerrándolo o haciéndolo trabajar, es para privar al individuo de una libertad considerada a la vez como un derecho y un bien. El cuerpo, según esta penalidad, queda prendido en un sistema de coacción y de privación, de obligaciones y de prohibiciones. El sufrimiento físico, el dolor del cuerpo mismo, no son ya los elementos constitutivos de la pena. El castigo ha pasado de un arte de las sensaciones insoportables a una economía de los derechos suspendidos.
Per Gray
Per Graycompartió una citahace 6 meses
castigo ha cesado poco a poco de ser teatro
Derecho penal y criminología, Juan Restrepo
Lecturas universitarias, Antonio San Juan
Antonio San Juan
Lecturas universitarias
  • 65
  • 3
Componentes varios, Liliana M.
Liliana M.
Componentes varios
  • 146
  • 3
Libros Gratis, LiL Bolson
LiL Bolson
Libros Gratis
  • 24
  • 2
Foucault, b4087159012
b4087159012
Foucault
  • 2
  • 2
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)