Tatiana Țîbuleac

El verano en que mi madre tuvo los ojos verdes

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Premio Las Librerías Recomiendan 2020 Ficción.

Premio Cálamo al mejor libro del año 2019.

Aleksy aún recuerda el último verano que pasó con su madre.
Han transcurrido muchos años desde entonces, pero, cuando su psiquiatra le recomienda revivir esa época como posible remedio al bloqueo artístico que está sufriendo como pintor, Aleksy no tarda en sumergirse en su memoria y vuelve a verse sacudido por las emociones que lo asediaron cuando llegaron a aquel pueblecito vacacional francés: el rencor, la tristeza, la rabia.
¿Cómo superar la desaparición de su hermana? ¿Cómo perdonar a la madre que lo rechazó? ¿Cómo enfrentarse a la enfermedad que la está consumiendo?
Este es el relato de un verano de reconciliación, de tres meses en los que madre e hijo por fin bajan las armas, espoleados por la llegada de lo inevitable y por la necesidad de hacer las paces entre sí y consigo mismos.
Plena de emoción y crudeza, Tatiana Ţîbuleac muestra una intensísima fuerza narrativa en este brutal testimonio que conjuga el resentimiento, la impotencia y la fragilidad de las relaciones maternofiliales. Una poderosa novela que entrelaza la vida y la muerte en una apelación al amor y al perdón. Uno de los grandes descubrimientos de la literatura europea actual.
Este libro no está disponible por el momento.
138 páginas impresas
Publicación original
2019

Opiniones

    Ana Saenzcompartió su opiniónel mes pasado
    👍Me gustó
    🚀Adictivo
    💧Prepárate para llorar

    En la novela vas de sorpresa en sorpresa

    Vanessa Mosqueracompartió su opiniónhace 4 días
    🔮Profundo
    🎯Justo en el blanco
    🚀Adictivo
    💧Prepárate para llorar

    Lizzy Garciacompartió su opiniónel mes pasado
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    🎯Justo en el blanco

Citas

    Cristinacompartió una citahace 8 días
    Solo una cosa desentonaba en toda esta historia: los ojos. Mi madre tenía unos ojos verdes tan bonitos que parecía un despropósito malgastarlos en un rostro fermentado como el suyo.
    nataliacompartió una citahace 18 días
    Aquel año me autodestruí mucho más que el resto de los años y, sin embargo, nunca estuve más lleno de vida.
    Fabiola Bautistacompartió una citahace 20 días
    De mi padre no tengo nada.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)