Jorge Bucay

Cuentos para Demián

Historias para entender y enfrentar el miedo, el dolor, la dependencia, las creencias erróneas y los falsos valores. Un clásico indiscutible del desarrollo humano, este libro contiene un puñado de cuentos que brillan con luz propia y cuyos mensajes nos ayudan a ver con más claridad la realidad cotidiana, con sus alegrías y tristezas, sus triunfos y derrotas, sus verdades y misterios. Cada uno de estos relatos tiene la virtud de sanar las heridas, orientar la búsqueda del propio ser y allanar el camino de la autorrealización. Éstas son las historias que un terapeuta le cuenta a uno de sus pacientes para ayudarlo a reflexionar sobre algunas de las perplejidades fundamentales del ser humano. En ellas el lector encontrará las claves para emprender con éxito la apasionante aventura de la existencia.
180 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2019
Año de publicación
2019
Editorial
Océano
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Lily B Acompartió su opiniónhace 5 años
    🎯Justo en el blanco

    Me enseñó mucho!!! Lo recomiendo

    José Antonio Hernández Gilcompartió su opiniónhace 4 años
    👍Me gustó

    Elenacompartió su opiniónhace 4 años
    👍Me gustó

Citas

    Lily B Acompartió una citahace 5 años
    Te vas a encontrar con algunos a quienes podrás permitirles tanto que sean como son, que jamás se les ocurrirá mentirte. Esos son tus verdaderos amigos, cuídalos
    Irving Florescompartió una citahace 2 años
    siembro hoy, para que otros puedan comer mañana los dátiles que hoy planto… y aunque sólo fuera en honor de aquel desconocido, vale la pena terminar mi tarea.

    –Me has dado una gran lección, Eliahu, déjame que te pague con una bolsa de monedas esta enseñanza que hoy me diste —y diciendo esto, Hakim le puso en la mano al viejo una bolsa de cuero.

    –Te agradezco tus monedas, amigo. Ya ves, a veces pasa esto: tú me pronosticabas que no llegaría a cosechar lo que sembrara. Parecía cierto y, sin embargo, mira, todavía no termino de sembrar y ya coseché una bolsa de monedas y la gratitud de un amigo.

    –Tu sabiduría me asombra, anciano. Ésta es la segunda gran lección que me das hoy y es quizá más importante que la primera. Déjame pues que pague también esta lección con otra bolsa de monedas.

    –Y a veces pasa esto —siguió el anciano y extendió la mano mirando las dos bolsas de monedas—: sembré para no cosechar y antes de terminar de sembrar ya coseché no sólo una, sino dos veces.
    Elena Iriascompartió una citahace 3 años
    Tu única manera de saber, es intentar de nuevo poniendo en el intento todo tu corazón…

    …TODO TU CORAZON

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)