Hitler y Stalin, Alan Bullock
Alan Bullock

Hitler y Stalin

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
J
Jcompartió una citahace 2 años
Dirigiéndose a los delegados en el X Congreso del Partido Ruso, celebrado en 1921, Lenin decía:
Tan solo el partido comunista es capaz de unificar, educar y organizar a una vanguardia del proletariado y de toda la masa del pueblo trabajador, que a su vez será la única fuerza capaz de vencer la inevitable resistencia de las vacilaciones pequeñoburguesas de esa masa.

Lenin y la importancia de la vanguardia revolucionaria

J
Jcompartió una citahace 2 años
La psique de las grandes masas solo resulta accesible a aquello que es firme e intransigente por naturaleza. Al igual que una mujer, cuyos delicados sentimientos internos no se someten mucho al poder del razonamiento abstracto, sino que se encuentran subyugados por un difuso anhelo emocional en el que ansia la fuerza que ha de venir a completar su propio ser, por lo que antes estará dispuesta a dejarse avasallar por un hombre fuerte que a dominar a un débil, asimismo las masas prefieren antes a un soberano que a un suplicante, y se sentirán mucho más confortadas y mucho más seguras intelectualmente con una doctrina que no tolere rival alguno, antes que con una teoría liberal que les ofrezca la oportunidad de elegir. Las masas no saben muy bien lo que han de hacer a la hora de elegir y son propensas a creer que han sido abandonadas a su suerte. Se avergüenzan muy poco ante el hecho de ser aterrorizadas intelectualmente... Se fijan únicamente en la fuerza inexorable y en la brutalidad de las palabras ante las cuales siempre acaban sometiéndose16.

Hitler y las masas

J
Jcompartió una citahace 2 años
La guerra hizo que alcanzase su cumbre el sentimiento extendido entre los intelectuales alemanes sobre la necesidad de separarse de Occidente, fundiendo así el nacionalismo alemán con el rechazo a los valores occidentales: Kultur frente a civilización, la creencia populista (völkisch) en la unicidad de la cultura alemana frente al universalismo de la Ilustración. Estas dos palabras, Kultur y Volk (con su adjetivo völkisch), fueron expresiones claves en la ideología alemana de derechas, con una carga emocional tan grande que resulta inadecuada la convención de traducirlas por «culturas», «pueblo» o «raza». De acuerdo con Oswald Spengler, cuya obra La decadencia de Occidente causó un tremendo impacto cuando fue publicada en Alemania en 1918-1922, la Kultur posee un alma, al contrario de lo que le ocurre a la civilización, un concepto francés que representa «el estado de cosas más artificial y enajenado que haya sido capaz de crear la humanidad». El uso que el alemán hace de esa palabra implica el convencimiento de la superioridad de la Kultur alemana, como expresión de una intensidad de sentimientos y de idealismo que no tiene parangón en las demás culturas europeas.
J
Jcompartió una citahace 2 años
Antes de la derrota de 1918, el nacionalismo había desempeñado un papel unificador y no disgregador en la sociedad alemana. El término «socialimperialismo» había sido acuñado para ilustrar su función de encauzar las tensiones sociales hacia el extranjero mediante una política exterior agresiva y militarista. Este era un fenómeno que podía ser observado también en otros países como en Gran Bretaña (el jingoísmo, el chovinismo exaltado de los británicos), pero que se encontraba particularmente acentuado en Alemania, cuya imagen más popular entre la población era la de «haber llegado tarde al reparto» entre las grandes potencias, lo que debería ser compensado con una defensa vigorosa de «sus derechos». La función del nacionalismo alemán de posguerra era totalmente contraria a la naturaleza propia de este tipo de partidos: la agresividad de los nacionalistas de derechas se había vuelto hacia el interior, estaban en contra de la república, del gobierno de los «criminales de noviembre», que habían traicionado a su propio país y accedido a su humillación. El patriotismo era utilizado como un grito de guerra con el que se llamaba a la unidad para derrotar al gobierno, no como antaño, en 1918, para unirse en su apoyo.

El nacionalismo alemán antes y después de la Primera Guerra Mundial.

J
Jcompartió una citahace 2 años
El gran héroe de Hitler era Richard Wagner, cuyos dramas musicales le dejaban embelesado. Hitler declararía más tarde que no tenía precursores, con la única excepción de Wagner. Mucho se ha dicho en torno al hecho de que Wagner fuese antisemita, pero lo que hizo ante todo que Hitler se sintiese atraído por él fue la magnitud teatral y épica de sus óperas, las cuales nunca se cansó de presenciar y que fueron la fuente de la magnitud teatral y épica de su propio estilo en política. Aun más importantes eran la personalidad de Wagner y su concepción romántica del artista como genio, que Wagner supo imponer ampliamente y que puso a prueba al triunfar sobre cualquier obstáculo imaginable para establecer en Bayreuth el punto culminante del arte germánico.

La obra de Wagner y su influencia en la personalidad de Hitler.

J
Jcompartió una citahace 2 años
Su hija Svetlana escribió después de muerto:
La educación eclesiástica fue la única educación sistemática que tuvo mi padre en toda su vida. Estoy convencida de que el seminario, en el que pasó más de diez años, desempeñó un enorme papel, determinando el carácter de mi padre para el resto de su vida, agudizando e intensificando sus rasgos congénitos.

Sobre la educación eclesiástica de Stalin, y su importancia en la formación de su carácter como líder político.

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)