Citas de “El cerebro del niño” de Daniel Siegel

karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Activa, no enfurezcas: apela al cerebro superior
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Lo que puedes hacer: Ayudar a desarrollar e integrar el cerebro superior de tu hijo
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
pero los niños de todas las edades (¡o incluso los adultos!) tienden a dejarse llevar por el cerebro inferior ante las emociones fuertes.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Después, en cuanto el cerebro superior vuelve a activarse, se puede abordar la cuestión empleando la lógica y la razón.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
lo primero que debemos hacer cuando el cerebro inferior de nuestro hijo se ha adueñado del superior es ayudarlo a apaciguar su amígdala.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
No tiene sentido hablar de consecuencias ni de la conducta adecuada.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Cuando un niño se encuentra en este estado de des-integración y ha estallado una auténtica rabieta del cerebro inferior, la respuesta de los padres debe ser muy distinta.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
De hecho, debido a las hormonas del estrés que invaden su pequeño cuerpo, casi ninguna parte del cerebro superior funciona plenamente. P
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Una rabieta del cerebro inferior es muy distinta. En este caso, el niño está tan alterado que no tiene la capacidad de usar el cerebro superior.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Como las rabietas del cerebro superior son intencionadas, los niños dejarán de recurrir a esa estrategia en concreto cuando descubran que no les sirve de nada, y que a menudo incluso produce resultados negativos.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Al imponer esta clase de límite estricto, damos a nuestros hijos la oportunidad de aprender a ver las consecuencias de sus acciones inadecuadas y a controlar sus impulsos. L
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Una rabieta del cerebro superior exige límites estrictos y una conversación en términos muy claros sobre cuál es una conducta adecuada y cuál una conducta inadecuada.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Si puede interrumpirla es porque en ese momento está usando el cerebro superior.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
podría interrumpir la rabieta de inmediato si quisiera; por ejemplo, si cedemos a sus exigencias o le recordamos que está a punto de perder un privilegio muy preciado.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Cuando conocemos la existencia del cerebro superior y el inferior, también podemos ver que en realidad existen dos clases distintas de rabieta. Una rabieta del cerebro superior se produce cuando un niño en esencia decide tener una pataleta. Toma una decisión consciente de pasar al acto, de poner a prueba nuestra paciencia y aterrorizarnos hasta conseguir lo que quiere.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Rabietas: las del cerebro inferior y las del cerebro superior
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
Así pues, ¿eso les da carta blanca («Lo siento mucho, mamá, por haber echado limpiacristales en la cara al cachorro. Me temo que mi cerebro superior no estaba plenamente activo»)? De ninguna manera. De hecho, como padres nos proporciona más incentivos
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
embargo, el problema, sobre todo en los niños, es que la amígdala se activa y bloquea la escalera que comunica el cerebro superior con el inferior. Es como si se hubiera echado el pestillo de una barrera de seguridad al final de la escalera, impidiendo el acceso al cerebro superior. Esto, lógicamente, agrava aún más el otro problema que acabamos de mencionar: el cerebro superior no sólo está en construcción, sino que en los momentos de emociones intensas o de estrés incluso la parte que sí puede intervenir se vuelve inaccesible.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
es la manera en que la amígdala puede causarnos problemas: asume el control y releva al cerebro superior de sus obligaciones. Cuando no estamos en verdadero peligro, nos conviene pensar antes de actuar, y no a la inversa.
karenclaussen
karenclaussencompartió una citael mes pasado
La función de la amígdala es procesar y expresar rápidamente las emociones, sobre todo la ira y el miedo
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)