Julio Verne

Veinte mil leguas de viaje submarino

Veinte mil leguas de viaje submarino es una obra narrada en primera persona por el profesor francés Pierre Aronnax, notable biólogo, que es hecho prisionero por el Capitán Nemo y es conducido por los océanos a bordo del submarino Nautilus, en compañía de su criado Conseil y del arponero canadiense Ned Land. Esta edición, que cuenta con una nueva traducción, será una de las obras gráficas más importantes del año. Agustín Comotto ha realizado más de 50 ilustraciones para este libro en un proceso que le ha ocupado dos años de trabajo. Un edición imprescindible de un clásico imprescindible para lectores de todas las edades.
419 páginas impresas

Otras versiones

¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    sophiacompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó
    🔮Profundo

    Me encanta sus descripciones y la forma en que narra, no tiene un lenguaje muy complicado y una buena historia

    Eduardo Gomezcompartió su opiniónhace 2 años
    🚀Adictivo

    Es simpñemente el mejor libro que he leido en mi vida, es muy atrapante e interesante la historia.
    Muy recomendado

    Alejandro Pérez Azoguecompartió su opiniónhace 4 años
    👍Me gustó

    Es un libro fantástico que deja volar tu imaginación, un excelente libro que se puede leer a cualquier hora y momento.

Citas

    Michelle Maccompartió una citael mes pasado
    El espíritu humano se complace en tales concepciones grandiosas de seres sobrenaturales. Y precisamente el mar es su mejor vehículo, el único medio donde esos gigantes, junto a los cuales los animales terrestres como los elefantes o rinocerontes no son más que enanos, pueden producirse y desarrollarse. Las masas líquidas transportan las más grandes especies conocidas de mamíferos y quizás ocultan algunos moluscos de incomparables dimensiones, algunos crustáceos cuyo aspecto espante, tales como langostas de mar de cien metros o cangrejos que pesen doscientas toneladas. ¿Por qué no?

    En otros tiempos, los animales terrestres contemporáneos de las eras geológicas, cuadrúpedos, cuadrumanos, reptiles, aves, fueron construidos con plantillas gigantescas. El Creador los echó en un molde colosal que el tiempo redujo poco a poco. ¿Por qué no habrían de conservar los mares en sus ignoradas profundidades esas amplias muestras de la vida de otras edades, ellos que jamás se modifican, en tanto que el núcleo terrestre cambia de continuo? ¿Por qué no habría de ocultar en su seno las últimas variedades de esas especies titánicas para las cuales son años los siglos y siglos los milenios?
    bookmatecuenta3compartió una citahace 3 meses
    creen en el Leviatán, por fe, no por razonamiento.
    Thomas Gómezcompartió una citahace 5 meses
    escuchando, con toda el alma puesta en el oído.

En las estanterías

    Nørdicalibros
    Nørdica
    • 306
    • 383
    KarinPotter
    Libros Migala
    • 119
    • 176
    Jesus Licona
    CLPGC
    • 6
    • 8
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)