Carles Buenacasa Pérez

La Rusia de los zares

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
La constitución de una Rusia eslava y ortodoxa se fue configurando, de reinado en reinado, gracias a la labor de los monarcas de la primera dinastía rusa: la Casa de Rúrik, denominada así a partir de un antecesor, probablemente mítico, que se habría convertido en el año 862 en el príncipe de la ciudad de Nóvgorod, un importante emporio comercial de la Europa oriental. Los sucesores de este príncipe gobernarían en Rusia hasta tiempos del zar Teodoro I en 1598.
El término “zar” empezó a ser utilizado por los monarcas moscovitas en el siglo xv, aunque el primer monarca que lo utilizó en su ceremonia de coronación fue Iván IV el Terrible (1533–1584). Es por ello que la historiografía ha considerado, de manera convencional, que el Imperio ruso (o el “zarato”) nació con este monarca que centralizó en su figura todo el poder y que impuso su autoridad sobre un extenso territorio de composición multiétnica. Los zares de la dinastía sucesora, la Romanov, continuaron la expansión del Imperio, cuya corte y administración se modernizaron a imagen de las monarquías europeas contemporáneas, pero sin renunciar a las altas cotas de autocracia de los primeros zares.
Este libro no está disponible por el momento.
162 páginas impresas
Publicación original
2020

Libros relacionados

Opiniones

👍
👎
💧
🐼
💤
💩
💀
🙈
🔮
💡
🎯
💞
🌴
🚀
😄

¿Qué te pareció el libro?

Inicia sesión o regístrate

Citas

Yair Caballerocompartió una citahace 5 meses
Grigori Rasputín nació en 1869, en Siberia, en el seno de una familia campesina muy numerosa. Pasó una temporada en un monasterio, donde llevó una vida de ermitaño y, gracias a su carisma personal, ganó fama como hombre santo y profeta. Quienes le conocieron en persona dejaron constancia de su «gran poder hipnótico».

Desde su sólida posición como consejero de la zarina y médico de la corte, intervino en asuntos políticos, decidiendo la suerte de muchos altos cargos del gobierno a través de la influencia que Alejandra tenía sobre su marido, como por ejemplo de la deposición del primer ministro Vladímir Kokovtsov en 1914.

A finales de diciembre de 1916, Rasputín fue asesinado por una conjura palatina en la que participaron dos miembros de la familia imperial. Primero intentaron envenenarle con cianuro, pero, al no surtir efecto, le dispararon varias veces y echaron su cuerpo al Nevá. En marzo de 1917, los revolucionarios violaron su tumba, quemaron el cuerpo y esparcieron sus cenizas.

En las estanterías

Shackleton Books
Shackleton Books
  • 28
  • 24
Carlos Vasquez
Libros por leer
  • 937
  • 13
Rocío Toledo
Diego
  • 29
Javier Torres
Historia
  • 2
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)