Temple Grandin

Pensar con imágenes

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
El Padrenuestro me era incomprensible hasta que lo desglosé visualmente en imágenes concretas. El poder y la gloria estaban representados por un arco iris y una torre eléctrica. […] La voluntad es un concepto difícil de visualizar. Cuando lo pienso, imagino a Dios lanzando un rayo. Otro adulto autista me dijo que para visualizar «que estás en los cielos» imaginaba a Dios en un caballete de pintor encima de las nubes.
TEMPLE GRANDIN

Para la mayoría de nosotros, será difícil imaginar lo que es desear ser abrazado y, sin embargo, sentir todo contacto como una agresión; oír las suaves olas que rompen en una playa como un ruido espantoso; no ver un jardín, sino trozos sueltos de flores; ser incapaz de reconocer a una persona si no se la ha visto antes quince veces. Para los autistas, no obstante, ésta es su relación con el mundo. ¿No nos parecerá entonces incluso más sorprendente que una mujer autista llegue a forjarse una carrera brillante en la industria ganadera y que sus innovadoras instalaciones hayan sido adoptadas en granjas y centrales cárnicas de múltiples países del mundo? Combinando autobiografía y divulgación, Temple Grandin despeja en Pensar con imágenes los misterios del autismo, contando desde dentro su origen y tratamiento, sus formas de pensar y de sentir, la frustración asociada a sus limitaciones pero también el modo de aprovecharlas y convertirlas en ventajas. Éste es el testimonio fascinante de una personalidad fascinante, que, como dice Oliver Sacks, «hablaba repetidamente del androide de Star Trek, Data, y de cómo se identificaba con él porque era un «ser lógico puro», pero también decía que, como él, anhelaba ser humana».
Este libro no está disponible por el momento.
398 páginas impresas
Publicación original
2016
Año de publicación
2016
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Adanaricompartió una citahace 10 meses
    Numerosos estudios han demostrado que a los autistas les cuesta pasar rápidamente la atención de un estímulo a otro. Eric Courchesne y sus colaboradores de la Facultad de Medicina de San Diego descubrieron que los autistas no podían desplazar deprisa la atención de una tarea visual a otra auditiva. Otros estudios de Ann Wainwright Sharp y Susan Bryson, en Canadá, sugieren la existencia de una discapacidad fundamental en el cerebro para procesar con prontitud la información que recibe.
    Adanaricompartió una citahace 10 meses
    Muchos niños autistas parecen sordos. Responden a unos sonidos y no a otros. Jane Taylor McDonnell contaba en su libro News from the Border [Noticias de la frontera] que era posible que su hijo autista no percibiera determinados tonos y frecuencias.
    Adanaricompartió una citahace 10 meses
    De pequeña, los ruidos fuertes también me afectaban mucho. A veces parecían el torno de un dentista que alcanzaba un nervio: llegaban a causarme auténtico dolor. El pinchazo de un globo me aterrorizaba porque era como una explosión en el oído. Los pequeños ruidos que a la mayoría de la gente le pasan inadvertidos a mí me sacaban de quicio.

En las estanterías

    Alba Editorial
    Alba
    • 425
    • 272
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)