A los pies del Maestro, Charles H.Spurgeon, Audie G. Lewis
Charles H.Spurgeon,Audie G. Lewis

A los pies del Maestro

396 páginas impresas
  • 👍1
Esta obra es un tesoro de trescientos sesenta y seis oraciones que ofrecen una muestra de lo mejor de Charles Spurgeon, escogidas con las necesidades modernas del lector en mente. Además contiene un plan para leer la Biblia completa en un año. Cada devocional incluye una Escritura relacionada de la NIV. Estas escrituras clásicas lo dirigirán en la travesía diaria hacia una fe más profunda y consciente en Jesucristo.
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
  • 👍Vale la pena leer1
Inicia sesión o regístrate
Willson Barrientos
Willson Barrientoscompartió su opiniónhace 9 meses
👍Vale la pena leer

Vitaminas diarias, un libro que pone nuestros pies en tierra y nuestra mirada en el cielo. Una porción diaria que satisface nuestra alma.

onurtoribio
onurtoribiocompartió una citahace 7 meses
La meditación, la contemplación, la oración, la alabanza y la obediencia diaria mantienen la casa en orden para el Señor.
Violencia sagrada
La oración del justo es poderosa y eficaz.

SANTIAGO 5:16

Nunca desistas en tus oraciones. Ningún tiempo es malo para orar. El resplandor de la luz del día no debe tentarte a desistir y la oscuridad de la medianoche no debe hacerte interrumpir tu clamor. Yo sé que uno de los objetivos principales de Satanás es hacer que los cristianos dejen de orar, porque si él pudiera aunque fuera una vez levantar el arma de la oración, fácilmente nos vencería y nos tomaría como su presa. Pero mientras sigamos clamando al Altísimo, Satanás no puede devorar ni a la más débil de las ovejas del rebaño. La oración, la oración poderosa, prevalecerá si se le da el tiempo necesario.

Y aunque nunca desistas de confiar ni de orar, crece con más fervor en ambas. Deja que tu fe esté aun más dispuesta a renunciar a toda dependencia que no sea en Dios, y deja que tu clamor se vuelva más y más vehemente. La puerta de la misericordia no se abre con cualquier toque, el que prevalezca debe sujetar bien la aldaba y dejarla caer una y otra vez, y otra vez y otra vez. Como dice el viejo refrán puritano: «Las oraciones frías piden denegación, las oraciones que prevalecen son las oraciones calientes». Trae tus oraciones a la puerta del cielo como si fueran un antiguo ariete y ábrela a la fuerza con violencia sagrada porque «el reino de los cielos sufre violencia, y los violentos lo arrebatan» (RVR, 1960). El que vaya a prevalecer con Dios debe ocuparse de que toda su fuerza caiga sobre sus oraciones.
gotowom
gotowomcompartió una citahace 2 años
Dios

Cuando contemplo tus cielos, obra de tus dedos, la luna y las estrellas que allí fijaste, me pregunto: «¿Qué es el hombre, para que en él pienses? ¿Qué es el ser humano, para que lo tomes en cuenta?»
SALMOS 8:3-4
Alza tus ojos a los cielos y cuenta las estrellas. Escucha al astrónomo cuando te dice que esas pequeñas motas de luz son mundos poderosos, algunos de ellos infinitamente superiores a este mundo nuestro y que en el cielo resplandecen millones y millones de mundos así y que quizá todos estos millones que podemos ver son solo una pequeña esquina, una pequeña duna de los mundos que Dios ha hecho, mientras que a lo largo del espacio ilimitado pudieran haber leguas de mundos, si se me permite la expresión, tan innumerables como la arena que circunda la costa de la profundidad. Y ahora, un hombre en un mundo ¡qué pequeño! Un
Cristianos, Angela Acosta Vargas
Angela Acosta Vargas
Cristianos
  • 19
  • 2
Carácter, Anaí TP
Anaí TP
Carácter
  • 38
  • 1
Escatología, hugo gard
hugo gard
Escatología
  • 19
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)