Magdalena Tulli

Zapatos de tacón italiano

Una niña con la boca manchada de tinta. Unas llaves perdidas sistemáticamente. Un piano que debe afinarse después de cada bombardeo. Unos zapatos de tacón italiano que levantan recelos en Varsovia. Un país libre y un país que siempre pierde.
La protagonista de Zapatos de tacón italiano, medio polaca, medio italiana, se descubrirá a sí misma. Vuelve a casa para cuidar de su madre por un alzhéimer que avanza hacia recuerdos cada vez más distantes. Así, combinará la dureza del cuidado de su madre con los recuerdos de su infancia y los secretos que la enfermedad ya no puede esconder.
Esta historia íntima y conmovedora, basada en elementos autobiográficos, ganó el Premio Gdynia y el Premio Gryfice. Tulli es una de las escritoras europeas de más prestigio de la literatura actual. En 2013, además, ganó un premio a la trayectoria, el Premio Julian Tuwim.
172 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2018
Año de publicación
2018

Otras versiones

¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

    Tess Pedrocompartió su opiniónhace 9 meses
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho

Citas

    Tess Pedrocompartió una citahace 9 meses
    El día que perdí la llave fue el comienzo de muchos otros problemas, totalmente nuevos. Al principio me alegré de haber dejado atrás los viejos, que conocía demasiado bien. Pero mi alegría duró poco, ya que enseguida resultó que los problemas tiraban de mí y que por el camino cambiaban su talla por una mayor. Siempre estaban confeccionados con demasiada holgura.
    Tess Pedrocompartió una citahace 9 meses
    La humillación, igual que cualquier otra cosa, debería tener unos límites. Debería prescribir, ya que hasta los asesinatos prescriben a los treinta años.
    Tess Pedrocompartió una citahace 9 meses
    Tras la guerra, una enorme oleada de cartas atravesó nuestro país. Olas más pequeñas se desprendieron de la corriente principal en busca de direcciones inexistentes y destinatarios difuntos; perseguían a los que habían cambiado su lugar de residencia por propia voluntad o en contra de la misma, los que se habían trasladado a otras ciudades o incluso muy lejos al este, casi hasta Siberia —aunque en estos casos extremos la carta se rendía enseguida—. Guiándose por una lista secreta de destinatarios y remitentes sospechosos, había que ir sacando las cartas más peligrosas, ponerlas a un lado y entregárselas a un hombre con abrigo de cuero

En las estanterías

    Rayo Verde Editorial
    Rayo Verde Editorial
    • 118
    • 30
    Nydia
    TBR 2
    • 424
    • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)