Byung-Chul Han

El aroma del tiempo

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Byung-Chul Han reflexiona en este ensayo sobre la crisis temporal contemporánea, en diálogo con Nietzsche y Heidegger. La fugacidad de cada instante y la ausencia de un ritmo que dé un sentido a la vida y a la muerte, nos sitúa ante un nuevo escenario temporal, que ya ha dejado atrás la noción del tiempo como narración.
Según Byung-Chul Han, no estamos ante una aceleración del tiempo, sino ante la atomización y dispersión temporal —a la que llama disincronía—. Cada instante es igual al otro y no existe ni un ritmo ni un rumbo que dé sentido a la vida. El tiempo se escapa porque nada concluye, y todo, incluido uno mismo, se experimenta como efímero y fugaz. La muerte es un instante más, lo cual invalida la vivencia de la muerte, en Nietzsche y Heidegger por ejemplo, como consumación de una unidad con sentido.
El presente libro sigue el rastro, histórica y sistemáticamente, de las causas y síntomas de esta disincronía. Pero el final del tiempo como duración narrativa no tiene por qué traer consigo un vacío temporal. Al contrario, da lugar a la posibilidad de una vida que no necesita de la teología ni la teleología, y que a pesar de ello tiene su propio aroma. Pero para ello es necesario un cambio. En palabras de Byung-Chul Han, «la crisis temporal solo se superará en el momento en que la vita activa, en plena crisis, acoja de nuevo la vita contemplativa en su seno.»
Este libro no está disponible por el momento.
139 páginas impresas
Publicación original
2015

Opiniones

    Carlos Alejandro Custodio Gonzalezcompartió su opiniónhace 6 meses
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho

    alejandro carmonacompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    🔮Profundo
    💡He aprendido mucho

    stomocujemoccompartió su opiniónhace 3 años
    👍Me gustó

Citas

    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 3 meses
    totalización del trabajo anula otras formas y proyectos de vida. Empuja al propio espíritu al trabajo. El «trabajo del espíritu» se impone como fórmula obligatoria. Sería una contradicción que el espíritu trabajara.
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 3 meses
    comprensión antigua del ocio se basa en una concepción del ser que, para el hombre actual, para un mundo completamente absorbido por el trabajo, la eficiencia y la productividad, resulta inaccesible e incomprensible. La cultura antigua del ocio señala, vista en perspectiva, que es posible un mundo distinto al actual,
    Alvaro E. Segovia Garcíacompartió una citahace 3 meses
    lo bello y noble más allá de lo útil y lo necesario, más allá del trabajo.[131] Solo la necesidad obliga al trabajo, de ahí que sea necesario. El ocio, en cambio, abre un espacio sin necesidad ni preocupaciones, libre, al margen de las necesidades de la vida. La esencia del hombre, para Aristóteles, no sería el cuidado (Sorge), sino el ocio.

En las estanterías

    Herder
    Herder
    • 549
    • 189
    María Fernanda Medina
    #MARZOASIATICO
    • 445
    • 31
    Bookmate
    Tiempo
    • 6
    • 21
    Bonzo Poe
    Reflexión
    • 162
    • 11
    Javier Aguirre
    Pendientes
    • 107
    • 2
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)