El cáliz donde tu alma existe, César Vallejo
Libros
César Vallejo

El cáliz donde tu alma existe

alejandro carmona
alejandro carmonacompartió una citahace 2 meses
Y saber que donde no hay un Padrenuestro,
el Amor es un Cristo pecador
alejandro carmona
alejandro carmonacompartió una citahace 2 meses
Mi beso es la punta chispeante del cuerno
del diablo
antonio pavez diaz
antonio pavez diazcompartió una citahace 5 meses
El sueño

lame nuestros pies qué dulce
antonio pavez diaz
antonio pavez diazcompartió una citahace 5 meses
Tus maños y mis manos recíprocas se tienden
antonio pavez diaz
antonio pavez diazcompartió una citahace 5 meses
Serpea el sol en tu mano fresca,

y se derrama cauteloso en tu curiosidad.
antonio pavez diaz
antonio pavez diazcompartió una citahace 5 meses
Y la cerveza lírica y nerviosa

a la que celan sus dos pezones sin lúpulo,
antonio pavez diaz
antonio pavez diazcompartió una citahace 5 meses
Son dos puertas abriéndose cerrándose,
antonio pavez diaz
antonio pavez diazcompartió una citahace 5 meses
Simplificado el corazón, pienso en tu sexo,

ante el hijar maduro del día.
antonio pavez diaz
antonio pavez diazcompartió una citahace 5 meses
y hoy no he

de preguntarme si yo dejaba

el traje turbio de injusticia.
Andrea Hernández
Andrea Hernándezcompartió una citahace 9 meses
venido temprano a otros asuntos

y ya no estás. Es el rincón

donde a tu lado, leí una noche,

entre tus tiernos puntos,

un cuento de Daudet. Es el rincón

amado. No lo equivoques.
Andrea Hernández
Andrea Hernándezcompartió una citahace 9 meses
Amor, no te quiero cuando estás distante
Andrea Hernández
Andrea Hernándezcompartió una citahace 9 meses
Amor, ya no vuelves a mis ojos muertos;

y cuál mi idealista corazón te llora.

Mis cálices todos aguardan abiertos

tus hostias de otoño y vinos de aurora.
Andrea Hernández
Andrea Hernándezcompartió una citahace 9 meses
La vida solo resulta patente en las orillas de la muerte, acaecida como un golpe bien violento en la marcha hacia la eternidad desde los anillos acongojados del polvo. Cómo nos apartamos, leyéndole, de todos los estereotipos callejeros del amor, y cómo entramos dentro de una áspera franqueza, dispuestos a saber lo que no comprendemos, pero que sentimos como un testimonio de la subterránea naturaleza de los seres humanos.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)