Rita Indiana

La mucama de Omicunlé

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Raquelcompartió una citahace 10 meses
    Dentro de unos años, cuando los que llegamos a verlo hayamos desaparecido, la gente hablará del mar lleno de peces como si fuera de unicornios».
    Ani Hernándezcompartió una citahace 10 meses
    Para cuando terminó el primer año, Goya tenía un par de amigos que había conquistado con la marihuana haitiana que capeaba en la capital, y aunque sus trabajos seguían pareciendo ilustraciones de los Testigos de Jehová, ahora reinaba en ellos cierta ironía.
    Carolina Reyescompartió una citahace 10 meses
    Sus compañeros eran niños ricos con Macs y cámaras digitales que hablaban de Fluxus, videoarte, videoacción, arte contemporáneo
    Nuria Angélica Sánchezcompartió una citael mes pasado
    Donde los demás veían paisaje, Linda Goldman veía desolación. Donde otros escuchaban el relajante silencio subacuático, ella escuchaba los alaridos de un recurso degradado. Donde los demás veían un regalo de Dios para el disfrute del hombre, ella veía un ecosistema víctima de un ataque sistemático y criminal. Frente al arrecife de coral se sentía como un oncólogo ante el cuerpo de un paciente. Se sabía preparada para salvarlo, aunque también conocía al dedillo la desmedida capacidad del mal y su alcance. Para ejecutar el milagro hacía falta una mezcla de optimismo extremo y realismo crítico en cantidades capaces de enloquecer a cualquiera.
    Lupita Meza Servincompartió una citahace 2 meses
    No lo toques, algo malo se fue por ahí». La vieja buscó agua en un higüero y la echó sobre el desorden de cerámica molida. Luego le ordenó: «Busca la pala y la escoba y tira todo a la calle por la puerta de atrás».
    Nuria Angélica Sánchezcompartió una citahace 2 meses
    El timbre del apartamento de Esther Escudero ha sido programado para sonar como una ola.
    Karen Rubiocompartió una citahace 2 meses
    Omicunlé, el manto que cubre el mar
    Itzel RGcompartió una citahace 2 meses
    Cuando escuchaba un término por primera vez, surgían «de la nada» un chorro de referencias, información y menciones sobre el mismo, como si el universo materializara las herramientas de aprendizaje o como si aprobara un trayecto específico de conocimiento.
    María José Gónzalezcompartió una citahace 3 meses
    sus sueños de geometría sagrada cartografiaban la tierra del principio donde una legión de muertos llamaba su nombre
    María José Gónzalezcompartió una citahace 4 meses
    Una figura espinosa, negra y roja que Argenis había reproducido a grandes rasgos, todo a la luz de un atardecer en el que los límites de la carne se disolvían en partículas blancas y amarillas como la vida bajo el microscopio también se disuelve sin límite definitivo.
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    mete la anémona en el envase y oprime el botón para activar en su interior el oxígeno y la temperatura que el animal necesita para sobrevivir.
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    Olokun, una deidad más antigua que el mundo, el mar mismo.
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    a isla era entonces un destino turístico de costas repletas de corales, peces y anémonas.
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    upervisar los niveles en la pecera de agua salada encubierta donde mantenía vivo a un espécimen ilegal y valiosísimo
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    Dentro había, perfectamente iluminada y oxigenada por dispositivos adaptados a la tinaja, una anémona de mar viva.
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    n la banda central de la pieza se veía a una mujer que sostenía a un niño por el tobillo ante un cuerpo de agua en el que pretendía sumergirlo. Alrededor de la tinaja había ofrendas y atributos de la diosa, un remo antiguo, el timón de un barco y un abanico de plumas. Esther le había dicho que nunca abriera la tinaja, que quien mirase dentro sin haber sido iniciado podía quedarse ciego, otra loquera más de la bruja.
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    lía a incienso y a agua florida, a telas viejas y al perfume de mar que guardan adentro las conchas de lambí. S
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    uien servía Omicunlé.
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    cuarto que albergaba el altar a Yemayá, la diosa del mar a
    Selma RLcompartió una citahace 4 meses
    sabe lo que hay en el fondo del mar»
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)