La chica Danesa, David Ebershoff
David Ebershoff

La chica Danesa

408 páginas impresas
  • 💡1
  • 👍1
  • 💧1
Copenhague, en 1925. Greta y Einar son una pareja de jóvenes pintores. Ella es conocida, sobre todo, por sus delicados, sugestivos retratos de mujeres. Pero aquella tarde, la modelo no ha venido. Y Greta le pregunta a Einar si por una vez, para que ella pueda terminar la parte de abajo de un cuadro, él se pondría un par de medias de seda, se calzaría unos zapatos de tacón, acaso también un vestido que le permitiera acabar de pintar los pliegues de la falda. Einar acepta, y el instante en que la seda del vestido se desliza por su cuerpo supone una revelación, el momento de la sensación más verdadera, como cuando se sumerge en el mar en verano. Pero el océano de esta zambullida, que ya no tendrá vuelta atrás, es un mundo de sueños, el sueño por ser Otro. Y así, acompañado por Greta -porque ambos habitan ese oscuro espacio secreto entre dos personas que constituye un matrimonio-, Einar recorrerá un arduo camino al final del cual se encuentra una mujer llamada Lily Elbe, que fue Einar, y que ahora es una chica danesa.
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
  • 💡He aprendido mucho1
  • 👍Me gustó1
  • 💧Prepárate para llorar1
Inicia sesión o regístrate
Itzel 🌻
Itzel 🌻compartió su opiniónel año pasado
👍Me gustó
🔮Profundo
💡He aprendido mucho
💧Prepárate para llorar

Un libro muy importante para ser más empáticos en esta sociedad llena de prejuicios. Todos deberían leerlo ❤💔

Vane Vhs
Vane Vhscompartió una citahace 4 años
¿Cuándo dejarás de preocuparte por lo que piensen los demás?
Quetzalcóatl Del torno González
Quetzalcóatl Del torno González compartió una citahace 5 horas
Incluso con los ojos cerrados, en pie y sin camisa ante su mujer, Einar se sentía ridículo. Se sentía como si le hubiesen cogido haciendo algo que hubiese prometido no hacer, no algo como cometer adulterio, sino, más bien, la reanudación de alguna mala costumbre que hubiese jurado abandonar; por ejemplo, beber aguardiente en los bares de los canales de Christianshavn, o comer empanadillas en la cama, o hacer solitarios con una baraja de cartas pornográficas que había comprado una tarde en que se sentía solo.
Jacqui
Jacquicompartió una citahace 4 años
El vecino de abajo era marinero, tenía la cabeza en forma de bala
Orgullosamente -LGBT - , Bookmate
Libros Adaptados al Cine, Cinescopia
¡Libro, cámara y acción!, Bookmate
Transgresiones, Bookmate
Bookmate
Transgresiones
  • 19
  • 28
LGBTI, Alfredo A Vivius
Alfredo A Vivius
LGBTI
  • 81
  • 18
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)