Libros
Esther Kinsky

Arboleda

La narradora de Arboleda viaja sola a Italia para una estancia que había planeado junto a su compañero, M., recién fallecido. Allí, fiel a sus paseos de flâneuse que se demora en parajes apartados, humildes cementerios y arcenes de carreteras secundarias, pero siempre atenta a los detalles luminosos, su mirada sella un nuevo pacto con la vida: «Había aprendido a marcharme, a borrar huellas, a guardar lo acumulado y recolectado».
Así pues, Arboleda es un libro de duelo, pero éste se trasciende mediante un estilo sagaz, culto y profundamente empático. Ceñido a tres lugares de Italia, tres paisajes, este hermoso tríptico posee la distancia de una moderna geórgica: el dolor es aquello que sucede mientras los hombres viven y trabajan, nuevas aves surcan el cielo y la naturaleza muda. Quizá éste sea el destino de la gran literatura: preservar la memoria sin por ello dejar de “regresar a la ciudad de los vivos”.
Comparada con Sebald y Thoreau, Esther Kinsky es grande por sus propias cualidades, por una escritura arrebatadora desde la primera frase. Un bellísimo viaje de invierno, tan emocionante como reparador.

«Es este un libro para deleitarse con sus descripciones del paisaje y los fenómenos atmosféricos, con su interés por los vestigios de las vidas de otras personas
que habitualmente pasamos por alto y con su universalidad, todo ello maravillosamente evocado.»
Jonathan Gibbs, The Guardian
«Arboleda es la historia de una existencia interrumpida a raíz de una pérdida, pero con la promesa de vida –y con ella, de renovación y esperanza— que late suave pero constante en su corazón.»
Lucy Scholes, Financial Times
«Magnífico. Al igual que W. G. Sebald, Kinsky construye el pasado a través de paisajes.»
The New Yorker
275 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2021
Año de publicación
2021
Traductor
Richard Gross
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Iván Solíscompartió una citael año pasado
    Para el doliente el mundo se define por la ausencia. La ausencia de la luz en el espacio de los vii ensombrece el resplandor en el espacio de los morţǐ
    Iván Solíscompartió una citael año pasado
    Me convertí en superviviente, en doliente. Antes de sobrevenirle a uno la condición de doliente, se puede pensar la «muerte», pero todavía no la «ausencia».
    MJcompartió una citahace 2 años
    lado izquierdo alberga las velas para los vivos; el lado derecho, las velas para los muertos. Cuando fallece una persona por la que, en vida, se encendió una vela en el lado izquierdo, la vela ardiente es trasladada a la derecha

En las estanterías

    Editorial Periférica
    Editorial Periférica
    • 92
    • 121
    Carlos Vasquez
    Libros por leer
    • 1.1K
    • 15
    Paty de la Torre
    Lecturas 2021
    • 178
    • 2
    Fernando
    Novela Ferkus
    • 16
    Luis Alberto Barquera
    Duelo
    • 16
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)