La muerte, Mario Benedetti
Libros
Mario Benedetti

La muerte

Leer
Karen Castillo
Karen Castillocompartió una citahace 2 años
no pronosticarse sino adivinarse, el no saberse de memoria sino de intuición.
OMAR RAMÍREZ MUÑOZ
OMAR RAMÍREZ MUÑOZcompartió una citael mes pasado
La muerte

Se miente más de la cuenta por falta de fantasía: también la verdad se inventa.

ANTONIO MACHADO
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
¿por qué las casas de enfrente se empequeñecían hasta abandonarlo, hasta dejarlo enclaustrado en su estupefacción?
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
cada ruido llegaba a él como a través de infinitos intermediarios, hasta dejar en sus oídos sólo un amortiguado eco de otros ecos amortiguados
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
era increíble, una sensación de alivio, pero también la necesidad de estar solo, algo así como una ansiosa curiosidad por disfrutar la nueva certeza.
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
Vio cómo el sol se debilitaba, cómo iban desapareciendo sus últimas estrías.
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
Ahí tocó fondo su desesperación, y, paradójicamente, eso mismo le permitió rehacerse. Se puso de pie, comprobó que las piernas le respondían, y acabó de cruzar la plaza.
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
Pero ¿y si hubiera esperanzas? O una sola. Alcanzaba con una escueta esperanza, una diminuta esperancita en mínimo singular.
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
había perdido todo dominio de sí mismo, y allí, de pie, frente a la ventana abierta de par en par, en su estudio inundado por el más espléndido sol de otoño, había llorado como una criatura, sin molestarse siquiera por enjugar sus lágrimas. Esperanza, esperanzas, hay esperanza, hay esperanzas, unas veces en singular y otras en plural
Cinthia Del Bosque
Cinthia Del Bosquecompartió una citahace 6 meses
Conviene que te prepares para lo peor.
Alicia Chairez Cabrera
Alicia Chairez Cabreracompartió una citahace 7 meses
Conviene que te prepares para lo peor.
rodrigo diaz
rodrigo diazcompartió una citahace 7 meses
sin esta gente apurada, feliz porque no sabe nada de sí misma, que corre a mentirse, a asegurar su butaca en la eternidad o a comentar el encantador heroísmo de los otros; sin el descanso como bálsamo; sin los libros como borrachera; sin el alcohol como resorte; sin el sueño como muerte; sin la vida como vigilia; sin la vida, simplemente.
Jovani González Hernández
Jovani González Hernándezcompartió una citahace 9 meses
sin los libros como borrachera; sin el alcohol como resorte
Jovani González Hernández
Jovani González Hernándezcompartió una citahace 9 meses
Había que ser honesto, sin embargo, y reconocer de antemano que allí iba a ser menos egoísta, más increíblemente generoso, porque si se destrozaba en ese pensamiento (y seguramente se iba a destrozar) no sería pensando en sí mismo sino en ellos, o por lo menos más en ellos que en sí mismo, más en la novata tristeza que los acechaba que en la propia y veterana noción de quedarse sin ellos.
Jovani González Hernández
Jovani González Hernándezcompartió una citahace 9 meses
Y si los análisis, las placas, y otros fastidios, decían al fin en su lenguaje esotérico, en su profecía en clave, que la vida tenía permiso para unos años más?
Stevan Lozzny
Stevan Lozznycompartió una citahace 10 meses
Pero ¿y si hubiera esperanzas? O una sola. Alcanzaba con una escueta esperanza, una diminuta esperancita en mínimo singular.
fernandapmonardes
fernandapmonardescompartió una citahace 2 años
sin esta gente apurada, feliz porque no sabe nada de sí misma, que corre a mentirse, a asegurar su butaca en la eternidad o a comentar el encantador heroísmo de los otros; sin el descanso como bálsamo; sin los libros como borrachera; sin el alcohol como resorte; sin el sueño como muerte; sin la vida como vigilia; sin la vida, simplemente.
fernandapmonardes
fernandapmonardescompartió una citahace 2 años
Águeda era la comprensión y la incomprensión ya estratificadas; la frontera ya sin litigios; el presente repetido (pero también había una calidez insustituible en la repetición); los años y años de pronosticarse mutuamente, de saberse de memoria; los dos hijos, los dos hijos. Susana era la clandestinidad, la sorpresa (pero también la sorpresa iba evolucionando hacia el hábito), las zonas de vida desconocida, no compartidas, en sombra; la reyerta y la reconciliación conmovedoras; los celos conservadores y los celos revolucionarios; la frontera indecisa, la caricia nueva (que insensiblemente se iba pareciendo al gesto repetido), el no pronosticarse sino adivinarse, el no saberse de memoria sino de intuición. Águeda y Susana, Susana y Águeda. No podía decidirlo.
Jose Chang Salazar
Jose Chang Salazarcompartió una citahace 2 años
y no era la suya una sonrisa amarga, resentida, sino (por primera vez en muchos días) de algún modo satisfecha, conforme.
Rocío Arias
Rocío Ariascompartió una citahace 3 años
condena o aplazamiento o absolución
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)