Juan Rulfo

Cartas a Clara

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
    Karla Olveracompartió una citahace 12 días
    Salúdame a esas manos tuyas, a esos ojos tuyos, a esa boquita tuya, a esa alma que quiero tanto.
    Karla Olveracompartió una citahace 12 días
    Ojalá que los demás sigan pensando que somos un par de lucas tú y yo. Ojalá que crezca nuestra locura, chachinita chula.
    Pepe Luis Perezcompartió una citahace 15 días
    Hoy que vine de ti, sostenido a tu sombra, me puse a mirar mi soledad y la encontré más sola.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Todo cuanto se puede amar en la vida lo amo en ti, chachinita mía.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Lo único que desearía es estar cerca de esos labios tibios y dulces que tú tienes, muy cerquita, para poder decirte de otro modo lo mucho que te quiere tu muchacho.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Yo esperaba, en cuanto estuviera allí, ir a verte a tu casa y meterme de rondón entre tus brazos y estarme allí mucho tiempo, mucho tiempo, hasta que tú me dijeras que te caía mal o algo por el estilo.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    ¿quién más tiene esas cosas que tú tienes?, ¿esos ojos y esa boca tuya tan quién sabe cómo, quién más puede tenerlos? Nadie más. Y mi cariño, ¿a quién se lo di a guardar yo, sino a ti?
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Tú eres ahora mi sueño. El mejor y el más hermoso de mis sueños. Un sueño que se puede tocar; que tiene ojos que lo miran a uno y boca tibia y dulce que lo hace a uno amar más la vida. Que tiene corazón y un alma noble y amiga en quien uno puede poner toda su fe.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Luego viniste tú. Es decir, yo fui a donde tú estabas. Y aquí viene lo bueno. Los ejércitos del alma y los ejércitos del corazón se declararon la guerra. El alma quería estar tranquila, pero el corazón estaba muy alborotado. Este corazón mío te quería. El alma también.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    tú me has sacudido un poco el polvo; es decir tú, a través del amor que le has despertado a uno, me has hecho menos temeroso de enfrentarme con las cosas y los trabajos de los días entre un mundo de gente extraña.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    desde entonces he estado pensando en ti constantemente, como si fueras un hermoso sueño que no se acabará nunca, hasta que yo deje de vivir.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Mayecita: quisiera estar abrazado un rato a tu cuerpecito para sentirme bueno. Y esconder la cara entre tus cabellos y llorar un poco allí para ver si así se me acaba la angustia. Así están las cosas.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    cuando la encontré a ella, pensé en lo bueno que sería vivir asustado siempre, día por día, con esa cara de chamuco que, con sólo verla, lo hace a uno sentirse feliz.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Me da pena decirte que todavía te quiero y que, por lo que veo, este amor que te tengo va para largo.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Y acuérdate de este muchacho aunque sea cada parpadeada que des.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Espero quererte más cada día

    cada noche

    cada hora.

    Espero que tú, que tienes labios de cielo, le pidas a Dios que nos ayude y que no nos llene de piedras el camino, y que llegue a merecerte, muchachita fea.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Hay algo en todo lo tuyo que a mi corazón le gusta mucho.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    Tú me has hecho mucha falta… me sigues haciendo falta… me seguirás haciendo falta.
    Karla Olveracompartió una citael mes pasado
    llegado a saber, después de muchas vueltas, que tienes los ojos azucarados. Ayer nada menos soñé que te besaba los ojos, arribita de las pestañas, y resultó que la boca me supo a azúcar
    Karla Olveracompartió una citahace 2 meses
    Cuídate mucho y quiéreme mucho, pedacito de jitomate.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)