Y tú no regresaste, Marceline Loridan-Ivens
Marceline Loridan-Ivens

Y tú no regresaste

64 páginas impresas
  • 💧1
Hay libros que dejan una marca indeleble y, mucho tiempo después de haberlos leído, permanecen vivos en nuestro recuerdo. Éste es uno de ellos. A los ochenta y seis años, Marceline Loridan-Ivens ha volcado en esta carta abierta a su padre un cúmulo de sentimientos profundamente arraigados desde su juventud, de los que ha sido incapaz de desprenderse durante toda una vida.«Tú podrás regresar, porque eres joven, pero yo ya no volveré.» Esta simple frase, que Marceline oyó de boca de su padre cuando eran deportados en el mismo tren al campo de Auschwitz-Birkenau en abril de 1943, quedó grabada en su memoria para siempre y es el origen de este relato extraordinario.La dramática lucha de una chica de quince años por sobrevivir en una situación que ha pasado a la historia como paradigma de la máxima depravación de la que es capaz el hombre queda plasmada con una voz asombrosamente desprovista de sentimentalismo y autocompasión. En su lucha imposible contra una fuerza aplastante, Marceline narra los hechos cotidianos con la frialdad y la distancia de quien, incluso después de setenta años, no puede permitirse ni siquiera el sufrimiento; de alguien que invirtió hasta la última fibra de su persona en un solo fin: salir con vida del infierno y honrar así las palabras de su padre.Pero más allá del conmovedor homenaje de una hija a la única persona en el mundo a la que pudo amar de verdad, estas páginas exhalan un reconfortante soplo de energía y vitalidad, una demostración palpable de la insondable capacidad del ser humano para sobreponerse a los desafíos más extremos que su propia especie le presenta.
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Buscar en Google
Opinión
Agregar a la estantería
  • 💧Prepárate para llorar1
Inicia sesión o regístrate
karinaramone1
karinaramone1compartió su opiniónel año pasado
💧Prepárate para llorar

Un relato de una sobreviviente de Auschwitz dirigido al padre que no sobrevivió y del que no supó dónde murió o de qué, pero que se encarga de señalar como su vida ha quedado para siempre unida a la de él. Es triste y doloroso leer está carta dirigida a un padre fallecido.

karinaramone1
karinaramone1compartió una citael año pasado
Yo te dije: «Trabajaremos en ese lugar y volveremos a encontrarnos el domingo.» Tú me respondiste: «Tú sí volverás porque eres joven, pero yo no regresaré.» Esa profecía la llevo grabada dentro de mí tan violenta y definitivamente como el número de serie 78750 que grabaron sobre mi brazo izquierdo, algunas semanas más tarde.
Morras, Ale Luévano
Ale Luévano
Morras
  • 187
  • 19
TBR, Nydia
Nydia
TBR
  • 1.1K
  • 11
Para leer, Paola Hernandez
Paola Hernandez
Para leer
  • 124
  • 1
Morras en la literatura, Ale Lué
My books
, Fabiola Perez Murillo
Fabiola Perez Murillo
My books
  • 19
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)