bookmate game
Libros
José Luis Correa

Un rastro de sirena

La sirena. Un apodo atinado si no fuese tan macabro: tal y como apareció el cadáver, aquel tronco diminuto hubiera podido continuar tanto en dos piernas estilizadas y elegantes como en una cola de pez.
Un rastro de sirena es la cuarta entrega de una serie protagonizada por el detective canario Ricardo Blanco. En esta ocasión, el cadáver de una muchacha aparece descuartizado en la playa de la Laja, en Las Palmas. Con un tatuaje y un collar como únicos elementos para desentrañar el crimen, Blanco debe adentrarse en el mundo de la prostitución y el tráfico de drogas vehiculado, principalmente, por la mafia rusa que en pocos años se ha asentado en la isla de Gran Canaria. Correa guía al lector por los particulares y contradictorios recovecos de la vida canaria con unos personajes dinámicos a los que la trama coloca en el desfiladero.
Una novela de suspense –y también un hilarante cuadro de costumbres-, con un estilo directo y una ironía emparentada tanto con el Montalbano de Andrea Camilleri como con el Carvalho de Manuel Vázquez Montalbán, rasgos con los que su autor ya se ha ganado un lugar en el panorama literario de nuestra lengua. («¿Alguien dijo que la novela negra estaba exhalando sus últimos suspiros? Correa demuestra que el género goza de muy buena salud», Antonio Parra, La Verdad Digital.) Ricardo Blanco es un antihéroe que seduce por su mesurado cinismo, al que el lector, indefectiblemente, acaba por adoptar.
256 páginas impresas
Publicación original
2016
Año de publicación
2016
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

  • Priscila Talaveracompartió una citahace 4 años
    Total, no tenía nada mejor que hacer y, con un collar de oro en un cuello tan bonito, era probable que la muerte de la muchacha incluyera a un padre o a un marido dispuesto a pagar bien por cazar al cabrón que la había descuartizado. En aquel momento, parecía un buen trato.
  • Priscila Talaveracompartió una citahace 4 años
    Tanto Álvarez como yo sabíamos que en España los detectives privados no valemos ni tela de mortaja. Somos como las putas del malecón: sólo podemos hacérnoslo con marineros coreanos, con brutos y desdentados. La ley nos impide investigar delitos penales, para los negocios grandes está la policía o la guardia civil.
  • Priscila Talaveracompartió una citahace 4 años
    Pero en el fondo (muy en el fondo, diría más de una que yo me sé) soy un romántico: el cadáver de una muchacha de la edad de Juliette y un asesino impune paseando por mi barrio o comprando en mi supermercado o bañándose en mi playa me mortificaban.

En las estanterías

  • Alba Editorial
    Alba
    • 471
    • 333
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)