Citas de “La chica del grupo” de Kim Gordon

La pareja a la que todos consideraban feliz, normal y eternamente sólida, que daba esperanzas a los músicos más jóvenes de poder sobrevivir en el loco mundo del rock and roll, ahora no era más que otro ejemplo de una relación de mediana edad fallida: una crisis de los cincuenta masculina, otra mujer, una doble vida.
Cuanto más mayor me hago, más pequeño me parece el mundo.
Heralical
Heralicalcompartió una citael año pasado
toda la semana, no habríamos llegado a intercambiar
Jamás hubiera comprado nuestra casa, o la hubiera decorado como lo hice, de no haber estado intentando crear un hogar.
Los recuerdos que tengo, y la casa de la que aún soy propietaria, están llenos de objetos que adornan una vida que ya no habito, unos sentimientos que ya no tengo.
Al usar sus egos para esculpir su música —llegando a creerse, en algunos casos, la identidad que los medios de comunicación habían creado para ellos—, usaban su propia imagen para destruir el estándar de lo que había existido antes y, al mismo tiempo, daban origen a nuevas formas. El público pagaba para ver. También lo hacía para presenciar la destrucción de la vida de los artistas —aquella libertad ilusoria que se convertía en una libertad real—.
en todo caso, ¿por qué no dedicarnos a bailar y a tocar a fin de olvidar durante unos instantes?
La década de los setenta fue la primera época que aprendió a explotar la cultura juvenil y supuso el nacimiento del rock corporativo.
«Solo tengo ganas de irme al bosque y desaparecer.»
Estaba furiosa. No solo porque se negara a asumir su responsabilidad, sino por la persona en la que me había convertido: su madre. Tenía dos opciones, o soportar la humillación o acabar con todo.
Parece que nos desvanecemos y lo celebramos
Nunca he tenido ningún talento ni afición en el plano doméstico.
Para mí, era difícil trabajar en proyectos artísticos, llevar la casa y criar a una hija compaginándolo con una carrera musical a tiempo completo.
Al mismo tiempo, como se lo tomaba todo de forma tan personal, me costaba explicarle cualquier cosa que yo estuviera sintiendo sin que él se ofendiera. Deseaba que alguna vez me dijera: «Dime qué puedo hacer para ayudarte», pero nunca lo hacía. No se trata de una reprimenda, sencillamente, las cosas eran así.
Las mujeres cargan con la mayor parte de las responsabilidades de criar a un hijo.
Se trata de un punto en el que pierdes la noción del cuerpo y te sientes llevada totalmente por la música,
«I Love You Golden Blue», a pesar de que a menudo estaba al borde del llanto cuando lo hacía. Se trata de una canción sobre alguien que cree que no puede mostrarse tal y como es ante el mundo.
A pesar de que podía ser uno de esos «padres distantes», como muchos hombres de su generación, siempre fue amable y comprensivo, un alma muy gentil.
libro hablaba de la presión por agradar y ser perfecta en la que toda mujer cae y que luego traslada a su hija. Nunca nada es lo suficientemente bueno. Ninguna mujer puede escapar de lo que debe hacer. Nadie puede serlo todo a la vez: madre, buena compañera, amante, además de tener que competir en su puesto de trabajo.
Trata de cómo el feminismo no logra abordar la relación entre madres e hijas porque hace hincapié en el hecho de huir del hogar.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)