El tungsteno, César Vallejo
Libros
César Vallejo

El tungsteno

Leer
Patricia
Patriciacompartió una citahace 2 meses
–¡Pobres soras! Son unos cobardes y unos estúpidos. Todo lo hacen porque no tienen coraje para defender sus intereses. Son incapaces de decir no. Raza endeble, servil, humilde hasta lo increíble. ¡Me dan pena y me dan rabia!
Patricia
Patriciacompartió una citahace 2 meses
Pero si los mismos soras tienen la culpa. Son unos zonzos. Si les dan el precio, bien; si no les dan, también. Si les piden sus chacras, se ríen como una gracia y se la regalan en el acto. Son unos animales. ¡Unos estúpidos! ¡Y más pagados de su suerte!... ¡Que se frieguen
Patricia
Patriciacompartió una citahace 2 meses
conciencia económica de los soras era muy simple: mientras pudiesen trabajar y tuviesen cómo y dónde trabajar, para obtener lo justo y necesario para vivir, el resto no les importab
Patricia
Patriciacompartió una citahace 2 meses
Antes bien, les ofrecía ocasión para ser más expansivos y dinámicos, ya que su ingénita movilidad hallaba así más jubiloso y efectivo empleo.
Patricia
Patriciacompartió una citahace 2 meses
El despojo de sus intereses no parecía infligirles el más remoto perjuicio.
Patricia
Patriciacompartió una citahace 2 meses
Se contentaban con vivir en armoniosa y desinteresada amistad con los mineros,
Patricia
Patriciacompartió una citahace 2 meses
Los soras, en quienes los mineros hallaron todo género de apoyo y una candorosa y alegre mansedumbre
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)