Natsume Sōseki

Diez noches de sueños

    Andrea Poulaincompartió una citael año pasado
    ¿Cuántos años de historias de olor a primaveras ya vacías se esconderán en el negro de su pelo, y cuántas en el de sus ojos?
    Angie Eunicecompartió una citahace 2 años
    Concentro todo mi ser en la punta de la afilada hoja, sedienta de sangre.
    Amy Hernándezcompartió una citahace 3 meses
    Si solo pudiera, con una especie de fuerza misteriosa, sacar a la luz lo que hay en el fondo de mi alma y contemplarlo con total claridad…
    Sara Aquinocompartió una citahace 5 meses
    mo ha señalado el niño, se alza la oscura silueta de un cedro.
    —¡Fue ahí, papá, al pie de ese cedro!
    —Sí, es cierto —asiento, sin pensar.
    —Pasó en 1808. Era el año del Dragón.
    «Tiene razón. Pasó en 1808; era el año del Dragón».
    —Fue aquí. Aquí fue donde me mataste, hace justo cien años.
    En el preciso momento en que pronuncia esas palabras, lo recuerdo todo. Hace cien años, en 1808, el año del Dragón, en una noche como esta, bajo este mismo cedro, asesiné a un hombre ciego. En el momento en que me doy cuenta de que soy un asesino, el niño se vuelve más pesado. Como si de repente cargara sobre mis espaldas una estatua de Jizō [3].
    Sara Aquinocompartió una citahace 5 meses
    Le pregunto con vehemencia si puede verme. Me sonríe dulcemente y responde: «Claro que te veo. ¿No te ves ahí, reflejado en mis ojos?». No añado nada más. Me separo de la almohada y me cruzo de brazos sin dejar de preguntarme si realmente va a morir o no
    Sara Aquinocompartió una citahace 5 meses
    A medida que vamos leyendo, se acrecienta la sensación de que no vivimos en el presente, sino en una profunda, larga e interminable prolongación del pasado
    Ana Silviacompartió una citahace 9 meses
    Primera noche
    Esto fue lo que soñé.
    Estoy sentado de brazos cruzados cerca del lecho sobre el que yace tendida boca arriba una mujer que dice con voz serena que va a morir
    Ana Silviacompartió una citahace 9 meses
    más libros y libros de los que se empapara, no halló la paz mental
    LupIsiscompartió una citael año pasado
    Esto fue lo que soñé.
    Estoy sentado de brazos cruzados cerca del lecho sobre el que yace tendida boca arriba una mujer que dice con voz serena que va a morir
    Andrea Poulaincompartió una citael año pasado
    Aquel diccionario inconcluso había quedado reducido a una montaña de papeles.
    Andrea Poulaincompartió una citael año pasado
    El Nakamura de entonces se convirtió en el actual presidente de la Compañía del Ferrocarril del Sur de Manchuria [33]. Yo me convertí en escritor. Ignoro qué hace ahora el presidente de la compañía de ferrocarriles. Nakamura tampoco debe de haber leído nunca ni una sola página de mis novelas.
    Andrea Poulaincompartió una citael año pasado
    Elegí un ensayo de Arnold [32] y Hamlet, de Shakespeare, libros ambos que aún conservo. Aquella fue la primera vez que leí Hamlet y, la verdad sea dicha, no entendí ni jota.
    Andrea Poulaincompartió una citael año pasado
    En cierto modo, el dinero es un símbolo del esfuerzo, del trabajo. Sin embargo, dinero y trabajo no son para nada lo mismo. Tratar de hacer que el trabajo equivalga a dinero para después usar este último como moneda de cambio es un craso error.
    Francisco Petaltacompartió una citael año pasado
    —¿Verdad que el sol sale? ¿Verdad que, al cabo, se pone? ¿Y verdad que al día siguiente vuelve a salir para ponerse de nuevo? Va de Este a Oeste, de Este a Oeste, sin detenerse. ¿Me esperarás mientras ese ciclo no se detenga?
    Andrea Poulaincompartió una citael año pasado
    En el lugar en el que debería haberse originado el fuego no hay más que una fila de cedros bellísimos
    Ana E Borrutcompartió una citael año pasado
    dinero y trabajo no son para nada lo mismo. Tratar de hacer que el trabajo equivalga a dinero para después usar este último como moneda de cambio es un craso error.
    Ana E Borrutcompartió una citael año pasado
    Parecía agotado, extenuado hasta el límite. No poder moverse lo entristecía, pero si se movía su tristeza se acrecentaba, así que solo podía quedarse quieto y tener paciencia.
    Ana E Borrutcompartió una citael año pasado
    medida que vamos leyendo, se acrecienta la sensación de que no vivimos en el presente, sino en una profunda, larga e interminable prolongación del pasado.
    Ana E Borrutcompartió una citael año pasado
    La mayoría son sueños tristes, melancólicos, muchos de los cuales huelen a muerte y todos encierran los demonios del autor.
    Ana E Borrutcompartió una citael año pasado
    Soy un gato, la primera novela que lo lanzó a la fama.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)