Serotonina, Michel Houellebecq
Florent-Claude Labrouste tiene cuarenta y seis años, detesta su nombre y se medica con Captorix, un antidepresivo que libera serotonina y que tiene tres efectos adversos: náuseas, desaparición de la libido e impotencia.
Su periplo arranca en Almería –con un encuentro en una gasolinera con dos chicas que hubiera acabado de otra manera si protagonizasen una película romántica, o una pornográfica–, sigue por las calles de París y después por Normandía, donde los agricultores están en pie de guerra. Francia se hunde, la Unión Europea se hunde, la vida sin rumbo de Florent-Claude se hunde. El amor es una entelequia. El sexo es una catástrofe. La cultura –ni siquiera Proust o Thomas Mann— no es una tabla de salvación.
Florent-Claude descubre unos escabrosos vídeos pornográficos en los que aparece su novia japonesa, deja el trabajo y se va a vivir a un hotel. Deambula por la ciudad, visita bares, restaurantes y supermercados. Filosofa y despotrica. También repasa sus relaciones amorosas, marcadas siempre por el desastre, en ocasiones cómico y en otras patético (con una danesa que trabajaba en Londres en un bufete de abogados, con una aspirante a actriz que no llegó a triunfar y acabó leyendo textos de Blanchot por la radio…). Se reencuentra con un viejo amigo aristócrata, cuya vida parecía perfecta pero ya no lo es porque su mujer le ha abandonado por un pianista inglés y se ha llevado a sus dos hijas. Y ese amigo le enseña a manejar un fusil…
Nihilista lúcido, Michel Houellebecq construye un personaje y narrador desarraigado, obsesivo y autodestructivo, que escruta su propia vida y el mundo que le rodea con un humor áspero y una virulencia desgarradora. Serotonina demuestra que sigue siendo un cronista despiadado de la decadencia de la sociedad occidental del siglo XXI, un escritor indómito, incómodo y totalmente imprescindible.
296 páginas impresas
Publicación original
2019
Traductor
Jaime Zulaika

Opiniones

Karen Oba
Karen Obacompartió su opiniónel año pasado
👍Me gustó

Es brutal. Creo que Florent, es la clara muestra de una humanidad en crisis, donde se sobrevalora el sexo y donde la tranquilidad y la soledad son sinónimos de fracaso... Donde se tiene que recurrir a artificios para ser felices... De otro lado, no olvido eso de que feminismo suena a insecticida...

Maximiliano Berriozabal
Maximiliano Berriozabalcompartió su opiniónhace 6 meses
👍Me gustó

La historia de un hombre derrotado, predispuesto al vacío, que no quiso vivir, en el término positivo de la expresión.

Ana Ramirez
Ana Ramirezcompartió su opiniónel año pasado
💧Prepárate para llorar

Pude ver un poco de mí; como si de pronto mi psique fuera revelada.✒

Citas

Gabriela Precht
Gabriela Prechtcompartió una citael año pasado
La nicotina es una droga perfecta, una droga simple y dura, que no proporciona ninguna alegría y se define totalmente por la carencia y por el cese de esa carencia
Ale Luévano
Ale Luévanocompartió una citael año pasado
he dado prueba de mi incapacidad para gobernar mi propia vida
Ana E Borrut
Ana E Borrutcompartió una citael año pasado
tiempo, ¿es realmente grave que se suicide lo que ya está muerto?, esto es lo que yo pensaba en mi fuero interno, pero

En las estanterías

Libro de la semana, Bookmate
Bookmate
Libro de la semana
  • 170
  • 186.8K
Anagrama, Editorial Anagrama
Editorial Anagrama
Anagrama
  • 548
  • 739
Los más leídos, Bookmate
Bookmate
Los más leídos
  • 53
  • 439
Cine Tonalá, Cine Tonalá
Cine Tonalá
Cine Tonalá
  • 20
  • 131
Libros por leer, Carlos Vasquez
Carlos Vasquez
Libros por leer
  • 949
  • 9
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)