Dormir en tierra, José Revueltas
José Revueltas

Dormir en tierra

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
escamillalourdes7
escamillalourdes7compartió una citael mes pasado
extraordinario era que Alicia no sufría, pese a sus gemidos. Ella pensó —acordándose de su tía Ene, en la muerte del tío Reynaldo— que lo indicado era gemir, sollozar del mismo modo que lo hacen las viudas legítimas la tarde del entierro, no tanto como una expresión de su dolor, cuanto como una deferencia hacia los demás, en cierta forma para no defraudar a nadie, a toda esa gente de negro que rodea el ataúd y se estremece con los ayes de la pobre mujer que tanto amó al difunto y ahora quedará de tal modo sola. De tal modo sola e irremediablemente compadecida,
MrBANG#2Dr Anarevolies.
MrBANG#2Dr Anarevolies.compartió una citahace 7 meses
pequeña que la propia cama donde reposaba
MrBANG#2Dr Anarevolies.
MrBANG#2Dr Anarevolies.compartió una citahace 7 meses
todos se pusieron en movimiento,
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
Miró con una especie de ternura el rostro peludo del Tiliches, su cuerpo contrahecho y la saliva que escurría por sus labios. En los ojos del tonto había una comunión, una dulzura, como si el imbécil comprendiera todos los pensamientos, todas las esperanzas de Carmelo,
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
el más infeliz, que ni siquiera trabajaba todo el año y apenas comía, casi un mendigo, había alguien que le aventajaba en desgracia y éste era el Tiliches.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
se sonrió al advertir que había olvidado por completo la presencia del Tiliches, el tonto de la hacienda.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
¿De ónde ha de ser causa de risa que yo le pida esas derritas que no las quedría ni un perro, con perdón sea dicho, ni pa'hacer sus necesidades?”
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
Cuando uno está tan abajísimo que mero ya ni es uno cristiano, sino como los animales, y ni eso, le parece güeno hasta lo más pior.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
Carmelo sintió algo muy raro y muy triste por dentro, como con ganas de llorar, una soledad inmensa, al darse cuenta de que no disponía de palabras para darse a entender de doña Aquilina; que sus palabras eran otra cosa y siempre serían entendidas en un sentido opuesto en virtud de quién sabe qué extraña y desgraciada maldición que lo perseguiría por toda la vida, tal vez la maldición de ser tan pobre, el más pobre de todos los pobres de que se pudiera hablar.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
bueno? Algo de mucho valor debe haber ahí, que tú sólo sabes, y que me tratas de ocultar.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
¿Cuándo se ha visto que alguien prefiera lo malo a lo
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
una verdadera miseria como él mismo decía
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
Nadie le dio importancia a estas dos muertes.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
Prudenciana, la mujer de Carmelo
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
La cosa es que la mujer de Carmelo, el peón más pobre no sólo de la hacienda sino de todos los contornos, enfermó.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
La gran epidemia de tifo que asoló de modo tan cruel a la región tuvo un origen muy humilde, lo que sin duda fue causa de que nadie en la hacienda le concediera la menor importancia, mirando aquello como un suceso habitual e intrascendente.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
—Ruégale a Dios —pudo apenas balbucir— que te conserve inocente y pura como hasta ahora lo has sido, hija mía.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
Si lo que ocurría es que estaba preñada, que fuese a echar eso en el arroyo, como lo hacen los perros. En el arroyo y sin misericordia.
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
¡Lo que habrá escuchado el cura de esos puercos labios!
Perla L. Delgado
Perla L. Delgadocompartió una citael año pasado
El silencio se hizo perfecto y aterrador.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)