Citas de “La rosa y la daga” de Renée Ahdieh

—Pero tengo intención de quedarme… al final. —Sherezade alzó la barbilla con aire impetuoso—. De hecho, pretendo hacer mucho más que quedarme. Pretendo florecer. Una vez que rompamos la maldición. —Dejó que la frase se propagara por la enorme alcoba, retando a las paredes a que se levantaran y la desafiaran.
«El poder tras las palabras reside en la persona»
El amor devolvía la vida a lo inerte. Era el mayor de todos los poderes.

Pero, como ocurría con todas las cosas, el amor también tenía un lado oscuro.
El sufrimiento lo había cambiado todo. Era fácil ser bueno y amable en tiempos de plenitud; los momentos difíciles eran los que definían el carácter de un hombre.
la magia y en la vida, el engaño suele ser el mejor modo de derrotar a nuestros enemigos.
La verdadera fuerza no reside en la soberanía, sino en saber cuándo se necesita ayuda y en tener el valor de aceptarla.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)