11Estanterías
0Opiniones
24Citas

Citas de “Musicofilia” de Oliver Sacks

Gaby TeDe
Gaby TeDecompartió una citahace 2 años
«tan fácil de comprender y sin embargo tan inexplicable, se debe al hecho de que reproduce todas las emociones de nuestro ser más íntimo, pero de una manera totalmente falta de realidad y alejada de su dolor (...) La música expresa sólo la quintaesencia de la vida y sus acontecimientos, nunca éstos en sí mismos.»
música de manera fiel, pero permanecer indiferentes o impasibles ante ella, o, por el contrario, conmoverse de manera apasionada a pesar de ser incapaces de encontrarle ningún «sentido» a lo que se oye. Algunas personas –en un número sorprendentemente elevado– «ven» colores o «huelen» o «gustan» o «perciben» diversas sensaciones cuando escuchan música, aunque esta sinestesia se considere más un don que un síntoma
Aunque Pinker es una persona muy aficionada a la música y sin duda sentiría que su ausencia empobrecería mucho su vida, no cree que la música, ni ninguna de las artes, sean adaptaciones evolutivas directas.
La cultura y la música que uno oye determinan también algunas de las sensibilidades tonales de cada uno.
Casi todos nosotros podemos esperar que se dé cierta armonía, cierta concordancia entre nuestros deseos, nuestras capacidades y nuestras oportunidades, pero siempre existirán aquellos que, como George, tienen unos deseos que no casan con sus habilidades, y los que, como Cordelia, parecen poseer todos los talentos excepto el más importante: criterio o gusto.
poca duda hay de que si escucha música con regularidad, y sobre todo participa activamente en la creación de música, se puede estimular el desarrollo de muchas zonas distintas del cerebro, zonas que tienen que funcionar juntas para escuchar o interpretar música.

La música son ondas que son acompletadas en el cerebro.

¿Por qué las alucinaciones no ocurren constantemente? ¿Qué las reprime?». Concibió un sistema dinámico que, escribió, «es capaz de generar percepciones, imágenes y alucinaciones (...) el mecanismo que produce alucinaciones está integrado en nuestros cerebros, pero sólo puede ponerse en funcionamiento en condiciones excepcionales».
Le repliqué que sus alucinaciones no eran psicóticas, sino neurológicas, llamadas alucinaciones «de liberación».
Añadí que la producción de imágenes cerebrales había demostrado recientemente que «oír» alucinaciones musicales iba asociado a una asombrosa actividad en diversas partes del cerebro: los lóbulos temporales, los lóbulos frontales, los ganglios basales y el cerebelo: todas las partes del cerebro normalmente activado en la percepción de música «real».

Debe ser memorizado

Así pues, mientras que ni la pérdida de oído ni la edad por si solas son suficientes para causar alucinaciones auditivas, la conjunción de un cerebro envejecido con problemas de oído u otros factores podría romper el frágil equilibrio entre la inhibición y la excitación hacia una activación psicológica de los sistemas auditivos y musicales del cerebro.
Todo esto son simples efectos sensoriales, activaciones persistentes de sistemas sensoriales de bajo nivel debidos a la sobreestimulación sensorial.

Los efectos de ser alumbrado o imágenes que se mueven

Naturalmente, en la propia música hay tendencias inherentes a la repetición. Nuestra poesía, nuestras baladas, nuestras canciones, están llenas de repeticiones.
Nos atrae la repetición, incluso de adultos; deseamos el estímulo y la recompensa una y otra vez, y en la música lo obtenemos.
música puede poseer una maravillosa perfección formal, casi matemática, y puede poseer una ternura, un patetismo y una belleza desgarradores (Bach, naturalmente, era un maestro combinando estas cosas.)
Robert Zatorre y sus colegas, utilizando técnicas de producción de imágenes cerebrales cada vez más sofisticadas, han demostrado que imaginar la música puede activar el córtex auditivo de una manera casi tan intensa como si se la escuchara.
Las zonas de silencio incrustadas en las canciones conocidas eran omitidas por los sujetos, pero los investigadores observaron que esas zonas «inducían una mayor activación de las zonas de asociación auditiva que las zonas de silencio incrustadas en canciones desconocidas; ocurría lo mismo en las zonas de silencio de las canciones con letra y sin letra»
Como ni el disfrute de la música ni la capacidad para producir notas musicales son facultades que tengan la menor utilidad para el hombre (...) deben catalogarse entre las más misteriosas con las que está dotado.» Y
Todos nosotros (con muy pocas excepciones) podemos percibir la música, los tonos, el timbre, los intervalos, los contornos melódicos, la armonía y (quizá de una manera sobre todo elemental) el ritmo. Integramos todas estas cosas y «construimos» la música en nuestras mentes utilizando muchas partes distintas del cerebro
doctor Cicoria sabía que había vuelto a su cuerpo porque sentía dolor, a causa de las quemaduras en la cara y en el pie izquierdo, los dos lugares por donde la descarga eléctrica había entrado y salido de su cuerpo, y comprendió que «sólo los cuerpos sienten dolor».
Quiso regresar, quiso decirle a la mujer que dejara de hacerle la resucitación, que lo dejara en paz; pero era demasiado tarde: ya volvía a estar irremediablemente entre los vivos.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)