Charlotte Brontë

Jane Eyre

    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Era verdad que le quería muchísimo, más de lo que yo misma me atrevía a creer, mucho más de lo que hubieran podido expresar mis palabras.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    el pánico y la angustia me estremecen cuando pienso que tengo que despedirme de usted para siempre. Comprendo que no tengo más remedio que partir, pero para mí es como verme obligada a aceptar la muerte.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    el único hechizo que se necesita es el de un ojo enamorado y que él era guapo de sobra, o por lo menos su seriedad destacaba por encima de cualquier tipo de belleza.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    ¿hay algo más testarudo que la juventud, ni más ciego que la inconsciencia? Y tanto la una como la otra me aseguraban que el placer de volver a encontrarme con el señor Rochester ya era bastante alegría de por sí, incluso aunque no me mirase ni me dirigiese la palabra.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Está dispuesta a compartir todo lo que elabora su cerebro, aunque me atrevo a suponer que calla mucho de lo que el corazón experimenta.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Es horrible no tener nada que hacer, no esperar nada, no sentir más que frío cuando se apaga el fuego y hambre cuando me olvido de comer, traspasado por una pena sorda y continua, solamente interrumpida a veces por el delirante anhelo de volver a ver a mi Jane.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Conseguía reavivar y sacar a flote lo mejor de mi naturaleza; cada uno de nosotros vivía intensamente en presencia del otro.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Cuando se tiene energía suficiente para mandar, nunca se es desobedecido.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Lo maravilloso de la suerte es que abre la mano si nosotros le abrimos el corazón, y dar un poco cuando hemos recibido en abundancia no es más que un desahogo que concedemos a la ebullición inusitada de nuestras emociones.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    El estoico más redomado es un ser humano, a fin de cuentas, y muchas veces se le hace un gran favor irrumpiendo con audacia y buena voluntad en el mar silencioso de su alma.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    él me habría amado, sí, durante algún tiempo me habría amado. De hecho me quiso, me ha querido como nadie volverá a hacerlo. No volveré a conocer nunca ese tributo que se ofrece a la belleza, a la juventud y a la gracia, ni yo, que carezco de tales encantos, puedo esperar tenerlos a los ojos de nadie más. Me quería y estaba orgulloso de mí, no encontraré a otro hombre igual.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    es algo que trae al entendimiento con mucha fuerza el cuadro de lo que pudo haber sido, en vivo contraste con lo que es
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Lo echaba de menos con amargura y nostalgia infinitas y temblaba, pobre corazón indefenso, como una avecilla a quien quebraron las alas, esforzándose en vano por alzar el vuelo y salir en su busca.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    El corazón gemía a borbotones, un lamento que fluía por sus heridas abiertas y sus fibras rotas; se estremecía pensando en la suerte que pudiera correr el señor Rochester.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Me consideraba un ser odioso; y sin embargo no fui capaz de dar la vuelta y volver sobre mis pasos; no sé si sería un designio divino el que me empujaba hacia adelante, porque en cuanto a mi voluntad y mi conciencia el dolor había pisoteado despiadadamente la primera y agarrotado la segunda.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Desgarrada entre mi pena y la compulsiva lucha por mantener mis principios, me odiaba a mí misma.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Era como la punta de una flecha clavada en mi pecho; al intentar sacarla desgarraba la herida, pero me hacía más daño aún dejar que la memoria me la metiese cada vez más hondo.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    Más que mi propio abandono me atormentaba pensar en los peligros a que le dejaba expuesto.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    pensaba en mi infinito deambular sin meta ni hogar, en el desarraigo que acarreaba mi fuga, y añoré dolorosamente, sin poder evitarlo, todo lo que dejaba a mis espaldas.
    Karina Alavezcompartió una citahace 7 meses
    eché a andar en su busca a campo través, sin permitirme pensar en nada ni mirar para atrás. Tampoco hacia adelante. No tenía que pensar ni en el pasado ni en el futuro. El primero equivalía a una página tan celestial pero tan desgarradoramente triste que pasar los ojos por una sola de sus líneas destruiría mi energía y esfumaría mi coraje. En cuanto al porvenir, era una página en blanco
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)