Libros
Chunsu Kim

Razón de las sinrazones

En la lucha de los poetas por simbolizar la realidad, por descifrar la trama invisible del sentido que se entreteje detrás de la forma y apariencia, el autor se ha dado deliberadamente por vencido: ha dejado de intentar aprehender aquello que es, por su misma naturaleza, inaprehensible. Por el contrario, parece asumirse a sí mismo no tanto como creador, sino como un canal que permita el libre flujo de las imágenes. Más que invocar la poesía, se le deja hablar por sí misma. incluso en los poemas en los que la primera persona rompe su discreto silencio, lo hace lamentándose de los velos del nombre y el lenguaje, que la distancian irremediablmenete de la realidad que contempla. Así luchando por loberarse del lastre del sentido, cada poema se convierte en una instantánea del momento poético.
41 páginas impresas
Publicación original
2019

Opiniones

    Nicté Toxquicompartió su opiniónhace 3 meses
    🔮Profundo

Citas

    Nicté Toxquicompartió una citahace 3 meses
    Las acacias estaban en flor y ocurría en la mañana de un día de mayo.

    Un perro ladra. Ladra otro perro en otra parte. Dos ladridos entrechocan, sangran en alguna parte no muy alta del cielo nocturno. Un perro se muere y otro perro sobrevive a duras penas. Al perro que vive, le sale de pronto en su garganta una cola larga, triste, tristísima, y va siguiendo detrás, sin cesar, al perro que ha matado.
    Nicté Toxquicompartió una citahace 3 meses
    Tengo mi bolsillo vacío. Se me escapó con un ruido “tin”, la última moneda que me quedaba. Nada echo de menos. El mundo no pesa ni se aligera. Si digo “No”, no es más que “No”. Entre paréntesis, basta desmayarse o despertarse. Quiero decir, un higo se hace higo en el otoño, y yo me haré, eso es, un viejo nihilista, claro que sí, una oscuridad infintamente clara.
    Nicté Toxquicompartió una citahace 3 meses
    El pájaro en un árbol siempre verde,

    en la punta de la rama del árbol pequeño,

    y el viento, junto a la luna diurna,

    lejana, muy lejana,

    o junto al coche a la entrada de la calle recién despertada,

    y el cielo, acompañado de un burro tierno,

    camina también por el huerto de uvas del este

    antes del amanecer.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)