Mi madrina, Carlos Luis Fallas
Libros
Carlos Luis Fallas

Mi madrina

Leer
La trama de esta novela corta se desarrolla en las afueras rurales de la ciudad de Alajuela de principios de siglo XX, relata la historia de un niño y su entrañable relación con su madrina, una tía pobre, en apariencia severa, pero en el fondo maternal y tierna. Al final, pese a sufrimientos y congojas, flaquezas y contradicciones, carencias e ingenio, se impone la generosidad y nobleza del ser humano, que es el tono profundo que da sentido y valor a la vida.

En Mi madrina destaca un estilo llano y sabroso en el que el habla popular adquiere admirables relieves de autenticidad, gracia y picardía.
103 páginas impresas
Publicación original
2013

Opiniones

Emely Rodriguez
Emely Rodriguezcompartió su opiniónhace 9 meses
👍Me gustó

:))

Mauricio Hernandez
Mauricio Hernandezcompartió su opiniónhace 8 meses

Muy buena ne encanto

Cristofer Josue Jurado Gomez
Cristofer Josue Jurado Gomezcompartió su opiniónhace 9 meses

Hermosa historia.

Citas

Edgardo Navas
Edgardo Navascompartió una citahace 10 meses
capaces de provocar misteriosas enfermedades.
* * *
Huérfano de padre y madre, a quienes ni siquiera conocí, yo no tenía en el mundo más amparo que esa vieja. Ella, el perro, sus cuatro gallinas y el gallo cuijen eran toda mi familia. Y jamás le conocí a mi madrina más pariente que yo. Tratábame a veces con severidad y raramente me sonreía; pero la vieja, a pesar de su aparente sequedad, era buena conmigo, me quería a su manera y no exagero si afirmo que había llegado a ver en mí la única razón de su existencia. Por eso aprendí desde muy pequeño a tenerle respeto y temor, y bastante cariño también.
Mi madrina era rezadora y curandera de profesión y con eso ganábase de cuando en cuando algunas monedas, que nos servían para ir engañando el hambre. Casi siempre que moría algún vecino del barrio de La Concepción –llamado también El Llano–, o del Brazil y hasta del más lejano de Canoas, venían los deudos a contratar a mi madrina, para que, junto con otras cuantas viejas, rezadoras como ella, fuera a rezar el novenario. Y algunas veces esos novenarios eran muy rumbosos.
* * *
Recuerdo que cierto día estaba yo en el patiecillo, entretenido en partir algunas ramas secas para encender el fuego, cuando desde el camino me gritaron:

En las estanterías

Historias para niños, Bookmate
Mi madrina, David Chamagua
David Chamagua
Mi madrina
  • 1
  • 2
Fatima, b8845208940
b8845208940
Fatima
  • 5
Lo Lograré?, b7786272853
b7786272853
Lo Lograré?
  • 3
libros, Ester Lagos
Ester Lagos
libros
  • 1
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)