El Horror de Dunwich, Howard Philips Lovecraft
Gratis
Howard Philips Lovecraft

El Horror de Dunwich

Leer
79 páginas impresas
  • 👍36
  • 💀26
  • 🎯18
El horror de Dunwich (título original en inglés: The Dunwich Horror) es un relato corto escrito por H. P. Lovecraft en 1928 y publicada por Weird Tales en marzo de 1929. Transcurre en el pueblo ficticio de Dunwich, Massachusetts. Se lo considera una de las obras principales de los Mitos de Cthulhu.
Opinión
Agregar a la estantería
  • 👍Me gustó36
  • 💀Espeluznante26
  • 🎯Justo en el blanco18
Inicia sesión o regístrate
Laury Briseno
Laury Brisenocompartió su opiniónhace 2 años
👍Me gustó
💀Espeluznante
🔮Profundo
🎯Justo en el blanco
🚀Adictivo

Terror al más puro estilo de Lovecraft :3

👍Me gustó

Excelente libro, nadie puede darse el lujo de perdérselo!

Mauricio
Mauricio compartió su opiniónhace 8 meses
👍Me gustó
💀Espeluznante
🚀Adictivo

La estética del espantable horror
Un clásico de la literatura de terror, de esa línea que nos mantiene con pinzas hasta el final de la historia. El horror de Dunwich, de H.P. Lovecraft es una novela corta (o cuento largo) que se lee de un tirón y que resulta deleitable una y otra vez. Comparto estas mis líneas favoritas: "Por encima de la cintura era un ser cuasiantropomórfico, aunque el pecho, sobre el que aún se hallaban posadas las desgarradoras patas del perro, tenía el correoso y reticulado pellejo de un cocodrilo o un lagarto. La espalda tenía un color moteado, entre amarillo y negro, y recordaba vagamente la escamosa piel de ciertas especies de serpientes. Pero, con diferencia, lo más monstruoso de todo el cuerpo era la parte inferior. A partir de la cintura desparecía toda semejanza con el cuerpo humano y comenzaba la más desenfrenada fantasía que cabe imaginarse".
Es la descripción de Wilbur Whateley quien fracasa en su búsqueda del libro prohibido que le revele los secretos para abrir la puerta secreta que permitirá la entrada a la tierra a seres de otra dimensión. La humanidad está en peligro pero tres hombres de ciencia y temple de acero harán frente a seres espantosos que deben regresar a su mundo.
Y, pues eso, a Lovecraft se le lee con gusto en esta tierra ya que después de todo él viene de una geometría cósmica desconocida, jajaja. El artificio del lenguaje desborda los sentidos “ocultos” que han derivado en seguidores extraños que ven en su composición voces del más allá, tan allá, como la imaginación nos es posible.

Frank Patch Man
Frank Patch Mancompartió una citahace 9 días
Ahora, la piedra constituía el centro de una amplia extensión de terreno arrasado por el horror de la montaña, mientras que encima de su superficie ligeramente cóncava podía verse una masa espesa y fétida de la misma sustancia bituminosa que había en el piso de la derruida granja de los Whateley cuando el horror se alejó de allí. Los hombres se miraron unos a otros y se susurraron algo al oído. Luego, dirigieron la mirada hacia abajo. Al parecer, el horror había descendido prácticamente por el mismo sendero por el que había ascendido. Toda especulación holgaba. La razón, la lógica y las ideas normales que pudieran ocurrírseles se hallaban sumidas en el más completo marasmo. Sólo el anciano Zebulón, que no iba acompañando al grupo, habría sabido apreciar en su justo término la situación o hallar una posible explicación a todo ello.

La noche del jueves comenzó igual que casi todas las precedentes, pero acabó bastante peor. Las chotacabras del barranco no pararon de chirriar ni un momento armando tal estrépito que fueron muchos los vecinos de Dunwich que no lograron conciliar el sueño, y a eso de las tres de la madrugada todos los teléfonos de la localidad se pusieron a sonar trémulamente. Quienes descolgaron el auricular oyeron a una aterrada voz proferir en tono desgarrador «¡Socorro! ¡Dios mío!…», y algunos creyeron escuchar un estruendoso ruido, tras lo cual la voz se cortó. No se oyó ni un sonido más. Pero nadie se atrevió a salir y hasta la mañana siguiente no se supo de dónde procedía la llamada. Todos cuantos la escucharon se llamaron por teléfono entre sí, advirtiendo que únicamente no contestaban en casa de los Frye. La verdad se descubrió al cabo de una hora cuando, tras juntarse a toda prisa, un grupo de hombres armados se dirigió a la finca de los Frye que estaba en la boca misma del barranco. Lo que allí se veía era espantoso, pero en modo alguno constituía una sorpresa. Había nuevas franjas aplastadas y monstruosas huellas. La casa de los Frye se había hundido como si del cascarón de un huevo se tratase, y entre las ruinas no pudo encontrarse resto alguno vivo o muerto. Sólo un insoportable hedor y una viscosidad bituminosa. La familia Frye había sido por completo borrada de la faz de Dunwich

Publicar fragmento

Tampoco debe pensarse —rezaba el texto que Armitage fue traduciendo mentalmente— que el hombre es el más antiguo o el último de los dueños de la tierra, ni que semejante combinación de cuerpo y alma se pasea sola por el universo. Los Ancianos eran, los Ancianos son y los Ancianos serán. No en los espacios que conocemos, sino entre ellos. Se pasean serenos y primigenios en esencia, sin dimensiones e invisibles a nuestra vista.
Ricardo Salas
Ricardo Salascompartió una citahace 3 meses
El Gran Dios Pan, de Arthur Machen,
Lecturas gratuitas, Bookmate
Bookmate
Lecturas gratuitas
  • 37
  • 6.9K
Libros Gratuitos en Español, Alí Evoli
TERROR Y SUSPENSO
Para noches de insomnio, Ery Sáenz
Adicta a los libros
, Esmeralda Olivas
Esmeralda Olivas
Adicta a los libros
  • 237
  • 29
bookmate icon
Una cuota. Cientos de libros
No solo compras un libro, sino que adquieres toda una biblioteca… por el mismo precio.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)