Anne Carson

Economía de lo que no se pierde

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
David Olivarescompartió una citael mes pasado
Y ciertamente, en una civilización tan incondicionalmente comprometida con la codicia como la nuestra, nadie cuestiona la sabiduría del ahorro.
David Olivarescompartió una citael mes pasado
Sus biógrafos relatan que, cuando Paul Celan tenía cuatro años, se le ocurrió crear sus propios cuentos de hadas. Empezó a contar estas nuevas versiones a todos en su casa, hasta que su padre le aconsejó parar. «Si necesitas historias, el Antiguo Testamento está lleno de ellas». Para el padre de Celan, crear nuevas historias era un despilfarro de palabras. Estos sentimientos paternos no son infrecuentes. Mi propio padre era propenso a hacer comentarios escépticos cuando me veía inclinada sobre la mesa de la cocina, cubriendo páginas con letra pequeña. Quizás los poetas despilfarran lo que sus padres ahorrarían. Pero la pregunta sigue en pie: ¿qué perdemos exactamente cuando las palabras se malgastan? ¿Y dónde se encuentra el depósito humano en el cual estos bienes están almacenados?
Fernanda Monsalvo Basalduacompartió una citael mes pasado
Porque la desesperanza del poeta no es meramente personal; su desesperación está en la palabra, y esto compromete nuestra esperanza. Cada vez que un poeta escribe un poema, plantea la pregunta, ¿pervive la verdad en las palabras? Y la respuesta tiene que ser afirmativa: se trata de la condición contrafactual de la cual depende la vida de un poeta.
Fernanda Monsalvo Basalduacompartió una citael mes pasado
Y Lesestationen im Spätwort juega con la expresión Spätlese, una «cosecha tardía» de uvas maduras
Verónica Noyolacompartió una citahace 2 meses
Isolda –en el mar– recuerda haber soñado la cabeza de un jabalí en su regazo, manchando de sangre su vestido.
Verónica Noyolacompartió una citahace 2 meses
mientras que las peras amarillas de Hölderlin están impregnadas de belleza, la ginesta de Celan rezuma pus.
Verónica Noyolacompartió una citahace 2 meses
Tú enseñas a tus manos

a dormir.
Verónica Noyolacompartió una citahace 2 meses
Quién puede nombrar sus transacciones, la sensación del viento inasible en nuestros cuerpos, esfuerzo desconocido —una crin negra?

Lukács (1917).
Juan Eduardo Mateos Florescompartió una citahace 2 meses
¿No fue Aristóteles quien dijo, «Un error enriquece la verdad una vez que lo percibes como tal»
Marco Meneses Martinezcompartió una citahace 2 meses
mientras que para los que duermen (τῶν δὲ κοιμωμένων) se vuelve hacia sí mismo». Estar despierto o dormido significa estar o no atentos al λόγος, tener un mundo propio (ἴδιον) o único y común (ἕνα καὶ κοινὸν κόσμον). Esto nos dice Werner Jaeger sobre la Paideia en Grecia, esa transmisión de valores y saberes técnicos (la techné), el más alto ideal educativo.
Marco Meneses Martinezcompartió una citahace 2 meses
Para Heráclito existen dos clases seres humanos de acuerdo con su conocimiento del λόγος: los «despiertos» y los «dormidos»: «Para los que están despiertos (τοῖς ἐγρηγορόσιν), el orden del mundo es uno y común,
Marco Meneses Martinezcompartió una citahace 2 meses
Todo intento de descripción es ocioso», escribe George Eliot
Marco Meneses Martinezcompartió una citahace 2 meses
vibrando (como diría Mallarmé) al desaparecer.
Marco Meneses Martinezcompartió una citahace 2 meses
La escritura aquí exige vertiginosos vaivenes entre ese paisaje ensombrecido, donde la facticidad se esparce, y la habitación sin ventanas se limpia de lo que desconozco. Es la limpieza lo que requiere de tiempo. Es la limpieza el misterio.

Una vez limpia, la habitación se escribe sola. Copio los nombres de cuanto permanece en ella y anoto su actividad.
Jireh Hernándezcompartió una citahace 2 meses
Él ha elegido contemplar estas tradiciones a través del prisma de un momento brillante y drástico del romance entre Tristán e Isolda: el momento de la vela falsa.
Jireh Hernándezcompartió una citahace 2 meses
Quizás los poetas despilfarran lo que sus padres ahorrarían. Pero la pregunta sigue en pie: ¿qué perdemos exactamente cuando las palabras se malgastan? ¿Y dónde se encuentra el depósito humano en el cual estos bienes están almacenados?
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)