Libros
En un mundo cada vez más transversal como el este, se requieren enlaces entre artes y humanidades para eventuales avances del saber. Marta Traba, con su doble acción en la crítica de arte y la creación literaria, estudió incesantemente los pasajes entre las artes y humanidades. A su vez, como figura mediática y como organizadora cultural, abrió importantes brechas para la entrada de la modernidad en Colombia. Dentro de la Universidad Nacional, como Fundadora del Museo de Arte Moderno y como Directora de Divulgación Cultural, impulsó formas ágiles en la academia. Por estas razones, resulta natural llamar “Marta Traba” a una Cátedra que explora los enlaces entre artes y humanidades, desde perspectivas críticas e innovadoras. En gran medida, la consolidación del campo de la historia y la crítica de arte en Colombia se evidencia desde la aparición de los aportes de Marta Traba. Más allá de su múltiple producción, Marta Traba conforma en el país una mirada amplia e internacional que ha determinado la mayor parte de las perspectivas historiográficas desde las cuales se ha abordado la historia del arte colombiano y latinoamericano. Esta Cátedra pretende retomar la visión innovadora y de apertura propuesta por Marta Traba en su momento. Dado que en noviembre de 2008 se cumplen 25 años de la desaparición de Marta Traba, esta es una ocasión para acoger y ponderar su labor, con la inauguración de la Cátedra a partir de su programa cultural y político.
443 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Bookwire
Publicación original
2010
Año de publicación
2009
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Valentinacompartió una citahace 2 años
    e discute la persona y no la política, y creo que esto surgió en los años treinta, que se volvió muy fuerte en los años sesenta por el problema de la presencia de la guerrilla en el debate cultural, una presencia que estaba como alternativa, como posibilidad, pero también una presencia que podía tomar otras formas profundamente perturbadoras.
    Valentinacompartió una citahace 2 años
    ses moribundas, como decía Darío Mesa en su artículo en Mito. Por otro lado, quien criticaba formas convencionales del arte o quien estaba en algún sitio rompiendo con las barreras tradicionales, podía ser, aunque no lo quisiera o no lo supiera, un aliado de la subversión y del comunismo y de las ideas foráneas.
    Valentinacompartió una citahace 2 años
    Yo tengo un gran respeto por la obra del maestro Rengifo, quien fue profesor en los años sesenta en la Universidad Nacional, grabador que asociaría hoy, incluso por los titulares de prensa, con Goya, es decir, con una manera de pintar los desastres de la guerra colombianos pero que no era, por supuesto, el arte de gran creatividad que estaban realizando Obregón o Botero. Por su parte, Granada, Rendón, Alcántara, movieron la creación de un arte que tuviera un contenido expreso, político. En Colombia, el freno del Frente Nacional y la existencia de la alternativa de la guerrilla dificultaron siempre el debate real dentro de las diferentes perspectivas, porque, un poco como lo que ocurre hoy en el país, quien no estaba de acuerdo con algo estaba en contra. Quien no apoyaba la teoría cubana del arte era un contrarrevolucionario, un miembro de las cla
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)