John Ramirez

Fuera del caldero del diablo

Un Viaje de las Tinieblas a la Luz
209 páginas impresas
Publicación original
2012

Libros relacionados

Opiniones

    estebancompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho

    Un libro con un testimonio poderoso. En lo personal abrió mis ojos espirituales aprendí más sobre el poder tan grande que tiene el diablo sobre este mundo, como cristiano debo ponerme la armadura de Dios y luchar como un soldado contra sus ataques. El diablo es astuto y tiene muchos sirvientes si no estamos firmes en Dios somos presa fácil de devorar.

    Andrea Gutierrexcompartió su opiniónhace 2 años
    👍Me gustó

    Si

    anderson321compartió su opiniónhace 4 años
    👍Me gustó

    GENIAL A JESÚS SEA LA GLORIA Y LA HONRA

Citas

    teremeridacompartió una citahace 3 años
    Sin embargo, en algunos barrios encontraba una fuerte resistencia y al principio no conseguía entender de dónde venía la oposición. En esos barrios había gente esperando que yo bajara, pero cuando llegaba al piso, una multitud de personas me perseguía varias cuadras y yo no podía maldecirlos. Frustrado, me iba volando de nuevo, sobrevolando a la altura de las luces, y ellos me miraban allá arriba. Por fin me di cuenta de que eran esos horribles cristianos que estaban orando por sus barrios, por sus comunidades, por sus familias —eran las oraciones de la gente que yo más detestaba. En los barrios donde había cristianos orando, yo no podía penetrar. Podía entrar, pero no podía
    b7052204115compartió una citahace 6 meses
    Durante gran parte de mi vida fui un devoto seguidor de la Santería, el espiritismo y el Palo Mayombe; llegué a ser sacerdote palero —también llamado “tata”— y brujo. Lo llamábamos “la religión”. Sin saberlo, durante veinticinco largos años permanecí esclavizado a un mal indescriptible, creyendo que era siervo de Dios y perdido en una horrenda secta que enseñaba a sus miembros a odiar y matar, todo bajo la apariencia de la adoración a Dios. Pero un día el Espíritu Santo me reveló la gran mentira que me había tenido con los ojos vendados tantos años. Sin embargo, sin fuerza ni voluntad propias para romper con la religión (los que lo intentaban eran amenazados y castigados con la muerte), seguí haciendo lo que hacía y admirando a los miembros de la secta que decían amar a Dios. Pero un día sucedió el milagro. Fui liberado, como el apóstol Pablo.
    Y sucedió que mientras viajaba, al acercarse a Damasco, de repente resplandeció en su derredor una luz del cielo; y al
    jhonarziicompartió una citael año pasado
    CALDERO
    DEL DIABLO

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)