Libros
Giles Davis

40 días

Esta es una versión personalizada de la promesa que Dios hace a su pueblo en Jeremías 29. Es una garantía fantástica, pero ahora te toca responder:

¿De verdad quieres encontrarle?
¿De verdad quieres que te libere?

Si no quieres hacer ningún cambio en tu vida, deja este libro donde lo encontraste.
441 páginas impresas

Opiniones

    👍
    👎
    💧
    🐼
    💤
    💩
    💀
    🙈
    🔮
    💡
    🎯
    💞
    🌴
    🚀
    😄

    ¿Qué te pareció el libro?

    Inicia sesión o regístrate

Citas

    BiTa Vesgacompartió una citahace 6 años
    Me buscaréis y me hallaréis, porque me buscaréis de todo vuestro corazón.
    b2528998794compartió una citahace 3 años
    Tómate un momento para meditar sobre los planes, sueños, y deseos más grandes que tienes para este año. Escríbelos aqu
    Jaime Chavescompartió una citael año pasado
    Cómo puedo entregar a Dios un pensamiento o una preocupación? Si es simplemente un pensamiento, dárselo a Dios significa decirle: Dios, esto es lo que estoy pensando, ¿qué opinas? Te ofrezco este pensamiento. Guía mi forma de pensar sobre esto mientras esté en mi cabeza. Si se trata de una preocupación, entregársela a Dios significa decirle: Dios, no quiero que tal cosa pase, pero ¿qué quieres Tú? Si Tú quieres que pase, entonces, yo también quiero lo mismo, porque sé que conoces el futuro y que me amas, así que confío en Ti. Si es un pecado, dárselo a Dios significa decirle: Dios, esta cosa no debe existir en mi vida, te la doy y no pienso volver a hacerla nunca.

    Cada cosa que entregues al Señor será una distracción menos a la hora de escuchar su voz (y es muy probable que lo que Dios quiere decirte tenga algo que ver con una de esas cosas que acabas de entregarle). Si te pareces a mí, te distraes muy fácilmente. Por ejemplo, intento orar por la salud de alguien cuando me acuerdo de la última vez que hablé con esa persona, y algo que me dijo sobre el dinero, y eso me hace pensar que la palabra “dinero” se parece mucho al apellido de Robert De Niro, y me pregunto si en italiano “dinero” se dice “deniro”, ya que él es italiano, y eso me recuerda cómo los italianos perdieron en la primera ronda del Mundial de 2010, y me empiezo a reír nada más pensarlo porque…. Y entonces me acuerdo de que estaba orando … pero, ¿sobre qué?

    ¿Te ha pasado algo parecido alguna vez? Escúchame, no has hecho nada malo al pensar en todo eso si, al darte cuenta, se lo entregas todo a Dios

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)