Humillados y ofendidos, Fiódor Dostoievski
Fiódor Dostoievski

Humillados y ofendidos

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Lourdes Figueroa
Lourdes Figueroacompartió una citahace 8 meses
Insistía en que todo ese espíritu de reformas y mejoras daría pronto los frutos previsibles; al ver los resultados, la sociedad entraría en razón (naturalmente, cierta parte de ella), y no sólo no se abriría al nuevo espíritu, sino que aprendería de sus errores y, con redoblada energía, volvería a dar su apoyo a la tradición.
Lourdes Figueroa
Lourdes Figueroacompartió una citahace 8 meses
Me inclino siempre a sospechar que estoy en presencia de algo malo, jamás de algo bueno: es un rasgo desgraciado de mi carácter, propio de un corazón endurecido.
Lourdes Figueroa
Lourdes Figueroacompartió una citahace 8 meses
Eso es frecuente en las personas de buen corazón pero de temperamento nervioso, las cuales, a pesar de su bondad, se dejan llevar, hasta el delirio, por su propio dolor y su ira, expresándose sin ningún reparo, llegando incluso a ofender a alguna persona inocente, preferentemente a la más cercana...
Lourdes Figueroa
Lourdes Figueroacompartió una citahace 8 meses
Recuerdo que también pensé en lo magnífico que sería si por arte de magia o por un milagro pudiera olvidar todo lo que había vivido en los últimos años: olvidarlo todo, refrescar mis pensamientos y empezar otra vez con renovadas fuerzas.
Lourdes Figueroa
Lourdes Figueroacompartió una citahace 8 meses
¿A qué obedece esta trivial angustia por menudencias que noto en los últimos tiempos y que me impide vivir y ver la vida con claridad, tal y como señaló un agudo crítico al analizar indignado mi última novela?»
Sergio Quezada
Sergio Quezadacompartió una citael año pasado
Una nueva mirada, un nuevo pensamiento… ¡Es asombroso lo que puede hacer un rayo de sol en el alma de un hombre!
Sergio Quezada
Sergio Quezadacompartió una citael año pasado
¡Ah, mi querida infancia! ¡Qué absurdo resulta añorarte y lamentarte a mis veinticinco años y, a las puertas de la muerte, recordarte sólo a ti con entusiasmo y gratitud!
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)