Misericordia salvaje, Mirabai Starr
Mirabai Starr

Misericordia salvaje

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
Me gusta pensar que todas estamos rodeadas por un anillo invisible de antepasadas que nos aman, anillo que conforman nuestras madres y nuestras abuelas y bisabuelas, además de otras mujeres sabias que ya no viven y a las que honramos como mentoras, tanto si las hemos conocido en carne y hueso como si no.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
las distinciones entre sujeto y objeto no existen; son trascendidas.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
No hay que tener miedo del vacío.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
Cuando las ideologías religiosas y las prácticas espirituales que se les asocian empiezan a apartarnos de la vida en lugar de a conectarnos con el centro de nosotras mismas, ha llegado el momento de estar dispuestas a soltarlas, y a no tener ninguna prisa en substituirlas.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
Acaso no hacemos eso todos nosotros? ¿Acaso no necesitamos pasar un tiempo sumidos en la ignorancia bendita
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
Es en lo ilimitado donde encontramos lo real y reconocemos el rostro del Amor
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
Cuanto más te vuelcas hacia tu interior, con intención, más abierta estás a lo sagrado.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
Entra en el jardín donde se diluyen los muros y los árboles dan como flor una vibrante quietud.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
andar por ahí desnudas; substituir la corona de joyas por una corona de margaritas; alabarnos las unas a las otras por nuestra belleza y sabiduría, y encender hogueras para estar todas calentitas.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
La alienación de lo femenino les resulta tan obvio (y peligroso) como lo fue para las mujeres que históricamente fueron excluidas de los puestos de liderazgo.
Narda Mondragón
Narda Mondragóncompartió una citahace 5 meses
Regocíjate con la misericordia de Quan Yin y la compasión de Tara, con el resplandor de Sofía y el cobijo de la Shejiná. Corta el pan de la valiente profeta, la Virgen María, y úntalo en los aceites especiados de Fátima, la hija sagrada. Empápate con embeleso de las canciones de la poetisa bajtí que entraba en éxtasis, Mirabai, y luego recupera la sobriedad con la rigurosa iluminación de santa Teresa de Ávila. Baila hasta reventar con la fiera diosa Kali y su majestuosa hermana Durga. Baja rodando el ilimitado valle del Tao. Refúgiate en las joyas de Buda-como-mujer, en el dharma tal y como lo enseñan las mujeres, en el shanga que reúne a un círculo de mujeres salvajes y acogedoras.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)