Alessandro Baricco

Homero, Ilíada

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Pony Neóncompartió una citahace 4 meses
La tercera intervención es más evidente, aunque al final no sea tan importante como parece. He pasado la narración a primera persona. Elegí una serie de personajes de la Ilíada y les hice relatar la historia, sustituyendo con ellos al narrador externo, homérico.
Pony Neóncompartió una citahace 4 meses
En definitiva, suprimir los dioses de la Ilíada posiblemente no es un buen sistema para comprender la civilización homérica, pero me parece un sistema óptimo para recuperar esa historia, trayéndola hasta la órbita de las narraciones que nos son contemporáneas. Como decía Lukács, la novela es la epopeya de un mundo abandonado por los dioses.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
la guerra ha sido, para los hombres, la circunstancia en la que la intensidad –la belleza– de la vida se desencadenaba en toda su potencia y verdad. Era casi la única posibilidad para cambiar el propio destino, para encontrar la verdad de uno mismo, para elevarse a una alta concienciación ética.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
porque los hombres son miserables, y no les es dado ver el futuro, sino tan sólo vivir inmersos en la niebla del presente.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
quien no tiene padre pierde a sus amigos y defiende sus bienes con dificultad.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
«Héctor, maldito seas, no pactaré contigo. No pactan hombres y leones, lobos y corderos: su discordia no tiene fin. Preocúpate en todo caso de luchar. Ha llegado el momento de demostrar si eres de verdad el guerrero que crees ser.»
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
Había visto años de guerra, porque un río no fluye ciegamente en medio de los hombres.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
«Es un dolor inmenso el que aflige al corazón cuando un poderoso, gracias a su poder, le roba a un hombre lo que le pertenece. Y éste es el dolor que yo estoy sufriendo, y que Agamenón me ha infligido. Pero hay algo cierto: lo que ha ocurrido ya no puede cambiarse. Y tal vez ningún corazón puede abrigar para siempre una ira inflexible. Dije que no me movería hasta que no oyera el fragor de la batalla retumbando bajo mi negra nave.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
acordaos de mí, acordaos de mí, y olvidad mi destino.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
Se pueden robar bueyes, y gruesas ovejas; podemos colmarnos de caballos y trípodes preciosos, comprándolos con oro: pero la vida no puedes robarla, no puedes comprarla. Se te escapa por la garganta y ya no retorna.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
El destino es igual tanto para el animoso como para el bellaco, igual es el honor para el valiente que para el cobarde, y mueren igual el holgazán y el esforzado. Nada me queda después de haber sufrido tanto, después de haber arriesgado mi vida en todo momento en el corazón de la batalla.
Gilberto Julio Marquina Castillocompartió una citahace 5 meses
Nadie logrará matarme si así no lo quiere el destino; y si el destino lo quiere, entonces piensa que ningún hombre, desde el mismo momento en que nace, puede escapar a su destino.
José Luis Novoacompartió una citahace 8 meses
Tendría que cantar sobre una estirpe que iba hacia el matadero, y sobre una ciudad hermosísima que se estaba convirtiendo en pira flameante y en muda tumba de sus hijos. Tendría que cantar sobre aquella noche, pero tan sólo soy un aedo; que lo hagan las Musas, si son capaces de ello, porque sobre una noche de dolor como aquella yo no voy a cantar.
José Luis Novoacompartió una citahace 8 meses
Tendría que cantar sobre una estirpe que iba hacia el matadero, y sobre una ciudad hermosísima que se estaba convirtiendo en pira flameante y en muda tumba de sus hijos.
José Luis Novoacompartió una citahace 8 meses
Es el sino de los hombres vivir en el dolor, y sólo los dioses viven felices.
José Luis Novoacompartió una citahace 8 meses
El destino te ha hecho morir lejos de mí, y para mí éste será el dolor más grande para siempre, porque tus últimas palabras no han sido para mí: las habría aferrado y las habría recordado durante toda mi vida, cada día y cada noche de mi vida.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)