La muerte en Venecia, Thomas Mann
Thomas Mann

La muerte en Venecia

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
escamillalourdes7
escamillalourdes7compartió una citahace 3 meses
Cierto es que ya de joven había considerado la insatisfacción como la esencia y la naturaleza más íntima del talento, y por ella había refrenado y enfriado el sentimiento
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 10 días
Reposar en la perfección es el anhelo de todo el que se esfuerza por alcanzar lo sublime; y ¿no es acaso la nada una forma de perfección?
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 10 días
Me quedaré –pensó Aschenbach–. ¿Dónde podría estar mejor?» Y juntando las manos sobre las rodillas, dejó que sus ojos se perdieran en las lejanías del mar, que su mirada se deslizase, quebrase y confundiese con la vaporosa monotonía del espacio desierto. Amaba el mar por razones profundas: por la apetencia de reposo propia del artista sometido a un arduo trabajo, que ante la exigente pluralidad del mundo fenoménico anhela cobijarse en el seno de lo simple e inmenso, y también por una propensión ilícita
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 10 días
Cansado, aunque espiritualmente activo, se entretuvo durante la dilatada cena pensando en cosas abstractas y hasta trascendentales; meditó sobre la enigmática vinculación que lo normativo debe entablar con lo individual para que surja la belleza humana
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 10 días
¿O era simplemente un niñito muy mimado, producto de un amor exclusivista y caprichoso? Aschenbach se inclinaba por esto último. Pues casi todas las naturalezas artísticas poseen una innata tendencia, sensual y alevosa a la vez, a consagrar la injusticia creadora de belleza y a solidarizarse respetuosamente con las preferencias de la esfera aristocrática.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 10 días
La cabellera, lisa y totalmente pegada a la cabeza, daba a sus caras un aire monjil, vacío e inexpresivo.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 10 días
Las observaciones y vivencias del solitario taciturno son a la vez más borrosas y penetrantes que las del hombre sociable, y sus pensamientos, más graves, extraños y nunca exentos de cierto halo de tristeza. Ciertas imágenes e impresiones de las que sería fácil desprenderse con una mirada, una sonrisa o un intercambio de opiniones, le preocupan más de lo debido, adquieren profundidad e importancia en su silencio y devienen vivencia, aventura, sentimiento. La soledad hace madurar lo original, lo audaz e inquietantemente bello, el poema.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 11 días
Pues también desde una perspectiva personal, el arte es vida potenciada. Procura un goce más intenso, pero consume más deprisa.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 11 días
Sólo quienes viven una eterna bohemia encuentran aburrido o digno de escarnio el que un gran talento,
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 11 días
Pero se diría que nada embota tan rápida y radicalmente las capacidades de un espíritu noble como la amarga y sutil fascinación del conocimiento;
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 11 días
Lo que la formulación artística tiene de vivo, tangible y no comprometido espiritualmente constituye el deleite de las masas burguesas, pero el apasionado incondicionalismo de la juventud sólo es cautivado por lo problemático.Y Aschenbach había sido problemático e incondicional como cualquier otro adolescente.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 11 días
Era una fórmula bella, ingeniosa y exacta, pese a su carácter excesivamente pasivo en apariencia. Pues la entereza ante el destino y la gracia en medio del sufrimiento no sólo suponen resignación paciente: son también actividad, un triunfo positivo, y la figura de san Sebastián es el más bello símbolo, si no del arte en general, al menos de este tipo de arte
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 12 días
un pasaje poco conspicuo de su obra, Aschenbach había anotado sin ambages que casi todo lo grande que existe, existe como un «a pesar de», y adquiere forma pese a la aflicción y a los tormentos, pese a la miseria, al abandono y a la debilidad física, pese al vicio, a la pasión y a mil impedimentos más. Pero más que de una simple observación, se trataba de una experiencia, de la fórmula misma de su vida y de su fama, de la clave para abordar su obra.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 12 días
Los hombres no saben por qué consagran una obra de arte. Pese a no ser, ni mucho menos, conocedores, creen descubrir en ella cientos de cualidades para justificar tanta aceptación
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 12 días
cierta armonía incluso, entre el destino personal de su autor y el destino universal de su generación
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 12 días
También deseaba ardientemente llegar a viejo, pues siempre había pensado que sólo es en verdad grande, perfecto y digno de auténtico respeto el artista capaz de realizarse creativamente en todas las fases de la vida humana.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 12 días
palabra predilecta era, sin embargo, resistir, y en su novela sobre Federico el Grande no veía sino la glorificación de esta divisa que, a su entender, condensaba la virtud del que padece por su actividad.
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 12 días
temía el rostro familiar de las montañas, cuyas cumbres y laderas circundarían de nuevo su insatisfecha morosidad. Le hacía falta, pues, un paréntesis, cierto contacto con la improvisación y la holgazanería
Cinthia Segovia
Cinthia Segoviacompartió una citahace 12 días
Cierto es que ya de joven había considerado la insatisfacción como la esencia y la naturaleza más íntima del talento, y
Rosa Rosita
Rosa Rositacompartió una citahace 8 meses
Pensó en su trabajo, pensó en el pasaje en que ese día, como el anterior, había debido abandonarlo de nuevo, y que no parecía muy dispuesto a someterse a un tratamiento paciente ni a un veloz golpe de mano.Volvió a examinarlo, tratando de apartar o resolver el obstáculo, pero se rindió con un escalofrío de disgusto.Y no es que el pasaje fuera particularmente difícil, no; lo que lo paralizaba eran los escrúpulos del desgano, que se le presentaba como una insatisfacción imposible de contentar con nada.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)