René Descartes

Discurso del Método / Meditaciones metafísicas

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
El cartesianismo hace mucho tiempo que murió. El pensamiento de Descartes, sin embargo, pervive y pervivirá mientras exista como guía de reflexión la libertad de pensar. Este principio constituye la más deliciosa fábula que el hombre pudo inventar, y eso se lo debe la humanidad, en buena parte, a Descartes y, especialmente, a estas dos obras que el lector tiene en sus manos. Leer a Descartes es uno de los mejores ejercicios para mantener vivo el más importante impulso de la filosofía moderna: una duda previa absoluta, un escepticismo como punto de partida del genuino saber. Con todo, el principal mérito del que pasa a ser el primer racionalista oficial de la historia de la filosofía, ha consistido en su matizada crítica al pensamiento dogmático. Nada, efectivamente, puede ser aceptado en virtud de una autoridad cualquiera. Este «héroe del pensamiento moderno», en palabras de Hegel, ha llevado a la filosofía por caminos apenas percibidos anteriormente, atreviéndose, por decirlo en palabras de D’Alembert, a «enseñar a las buenas cabezas a sacudirse el yugo de la escolástica, de la opinión, de la autoridad; en una palabra, de los prejuicios y de la barbarie y, con esta rebelión cuyos frutos recogemos hoy, ha hecho a la filosofía un servicio más esencial quizá que todos los que ésta debe a los ilustres sucesores de Descartes».
Este libro no está disponible por el momento.
209 páginas impresas
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • José Ricardo Ticante Ramírezcompartió su opiniónhace 9 meses
    👍Me gustó

Citas

  • Aura del Mar Gutierrez Villaquirancompartió una citael año pasado
    pues a la naturaleza de lo infinito pertenece el que yo, ser finito y limitado, no pueda comprenderla.
  • Alejandro Orellanacompartió una citael año pasado
    tampoco he notado nunca que las disputas que suelen practicarse en las escuelas sirvan para descubrir una verdad antes ignorada, pues esforzándose cada cual por vencer a su adversario, más se ejercita en abonar la verosimilitud que en pesar las razones de una y otra parte; y los que han sido durante largo tiempo buenos abogados, por eso no son luego mejores jueces.
  • Alejandro Orellanacompartió una citahace 2 años
    duda, la inconstancia, la tristeza y otras cosas semejantes no pueden estar en Dios, puesto que mucho me holgara yo de verme libre de ellas.

En las estanterías

  • emmnavcru
    Manu
    • 7
  • Missael H. Martinez
    Filosofia
    • 2
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)