Libros
Pamela Figueroa Rubio,Tomás Jordán Díaz

7 propuestas para la nueva constitución de Chile

Este libro es un buen ejemplo de que, en cuanto a contenidos de una nueva Constitución, se partirá de una hoja en blanco, pero no por ello se hará de cero. Chile tiene una historia constitucional y una doctrina del mismo tipo enriquecida hasta hoy por el estudio, la reflexión y la pluma de sus constitucionalistas, muchos de ellos jóvenes con un alto grado de preparación. Esa historia y esa doctrina, por distintas que sean las interpretaciones de la primera, y por muchos que sean los desacuerdos en la segunda, son una base sólida, como este mismo libro lo acredita, para celebrar y no para temer el proceso constituyente que se abrió en noviembre de 2019.
246 páginas impresas
Propietario de los derechos de autor
Universidad de Santiago de Chile
Publicación original
2020
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Citas

    Sylvanacompartió una citahace 2 años
    en Chile, donde el Estado subsidiario, es decir, que el Estado interviene mínimamente y los privados tienen un rol relevante en todas la áreas de la vida asociada, se expresa como idea fundante de la Constitución, en especial, en el rol de los grupos intermedios, en la libertad económica y la propiedad privada
    Sylvanacompartió una citahace 2 años
    así que el libro contiene siete propuestas. La primera afirma la necesidad de dejar atrás el Estado subsidiario, cuyo motor de todas las soluciones —incluidas las sociales— es el actor privado con base a la oferta y la demanda, dejándole al Estado una intervención mínima o residual; y avanzar hacia uno en «perspectiva social», sostenido en los criterios de redistribución y solidaridad en materia de derechos sociales
    Sylvanacompartió una citahace 2 años
    Uno de los momentos en los que apareció con nitidez el nuevo Chile fue el proceso participativo constitucional de 2016 llevado a cabo por la ex Presidenta M. Bachelet. Éste se pensó considerando que los cambios constitucionales en países democráticos avanzan por etapas y de manera progresiva. También que no estábamos ante un «big bang» constitucional, referido a los momentos fundacionales de los Estados, sino ante una «eclosión» constitucional, entendida como la germinación de una nueva Constitución impulsada desde dentro del sistema político-social y conforme a los márgenes del Estado constitucional. Se partió de la idea que el cambio constitucional debía desarrollarse en una confluencia permanente entre el sistema político y la ciudadanía (acuerdos políticos y legitimidad social); situándose como antecedente la grave crisis de confianza que sufrían las instituciones y la necesidad de relegitimar el sistema y el nuevo texto5. Esto permitiría, además, adecuar la Constitución al nuevo Chile (modernización)6

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)