Brandon Sanderson

El Pozo De La Ascensión

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
perdí la esperanza, pero ellos no lo hicieron nunca.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Me he pasado toda la vida controlando las emociones de los demás. Ahora tengo tanto miedo que ni siquiera puedo moverme.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Todos los hombres buenos están muertos, Allrianne. Han muerto en esa ciudad.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Cerró los ojos. ¿Sabes, Kell?, pensó. Casi había empezado a pensar que tenían razón, que estabas cuidando de nosotros. Que eras una especie de dios.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Si hubiéramos hecho eso —dijo en voz baja—, no habríamos sido mejores que las bestias.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Clubs miró a Brisa.

—Estamos poéticos hoy, ¿no?
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
El momento de las tonterías ya ha pasado. Esto es serio. Demasiado serio. ¿Cómo has acabado en esta situación?
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Puertas como la de Sazed.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
No tenemos generales, tenemos hombres que sólo saben ordenar que les preparen un baño. No tenemos estrategas sino burócratas. No tenemos guerreros sino niños con palos.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
No te queremos —dijo Vin—. No nos fiamos de ti… y no nos gustas.

Elend cerró los ojos. Querida, brusca Vin.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Su bendición nupcial era el último regalo que podía hacerles. Eso, y sus vidas. ¿Cómo me juzgará la historia por mis mentiras?, se preguntó. ¿Qué pensarán del terrisano que intervino en política, del terrisano que creó un mito para salvar la vida de sus amigos? Las cosas que había dicho sobre el Pozo eran, naturalmente, falsedades. Si existía tal poder, no tenía ni idea de dónde estaba, ni de qué haría.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
No se trata de quién me caiga bien, Ham. ¡Se trata de encargarnos de que este maldito reino que Kelsier nos puso encima no caiga! Hemos pasado año y medio limpiando su basura. ¿Quieres ver desperdiciado ese trabajo?
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Es difícil defender a los demás cuando nuestra propia vida es un caos.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Sea como sea, algunos nos convertimos demasiado rápidamente en mártires de nosotros mismos. Nos quedamos a un lado, observando, pensando que hacemos lo adecuado al no hacer nada. Tememos el dolor… el nuestro y el del otro.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Yo no diría eso. Las religiones son promesas… promesas de que hay alguien observándonos, guiándonos. Las profecías, por tanto, son extensiones naturales de las esperanzas y los deseos de la gente. No son ninguna tontería.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Ojalá supiera decir las cosas adecuadas, Vin —susurró—. Verte así pone en alerta mi instinto de protección. Sólo quiero que todo sea mejor, quiero arreglarlo todo, pero no sé cómo. Dime qué he de hacer. ¡Sólo dime cómo puedo ayudar!
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
No —respondió Ham, echando mano a su copa—. Yo antes pensaba lo mismo. Ahora… creo que era decidido, sin más. Kell siempre tenía la mirada puesta en el mañana, no importaba cuáles fueran las consecuencias.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
—Cuéntame —Zane se acercó un paso—. ¿Qué te diría tu Kelsier que hicieras?

La respuesta era sencilla. Kelsier nunca se habría visto en aquella situación. Era un hombre duro, un hombre intolerante con cualquiera que amenazara a quienes amaba. Cett y Straff no habrían durado ni una sola noche en Luthadel sin sentir su cuchillo.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
se marcharía. El hombre al que había conocido estaba muerto, había sido sustituido por aquel producto de un nuevo mundo que no tenía en buena consideración a los filósofos ni a los idealistas.
TomBrhncompartió una citahace 5 meses
Escucha. No me importa si has sufrido, no me importa si ya no crees en la filosofía y no me importa si te haces matar jugando a la política con Straff y Cett.

»Pero me importa que amenaces a mi pueblo. Quiero que saques a tu ejército de mi dominación: ve a atacar las tierras de Straff, o las de Cett. Ambas están indefensas. Te prometo que no permitiré que tus enemigos consigan el atium.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)