Libros
Daniel Sada

Casi nunca

Demetrio Sordo es un agrónomo que pasa sus días inmerso en la monotonía de su empleo como administrador y técnico agrícola en un rancho de Oaxaca. Un día, aún más aburrido que de costumbre, decide que el sexo dará sentido a su vida y va al primer burdel que encuentra. Y allí entablará una intensa relación con la morena Mireya, con quien se entiende a la perfección. Poco después, la madre de Demetrio le pide que viaje para asistir a una boda en la población de Sacramento. Lo que la madre no dice y el hijo adivina, es que la señora espera que Demetrio se entienda con alguna señorita ilustre de la comunidad y el entendimiento acabe en boda. Y así sucede: Demetrio queda prendado de Renata y casi de inmediato comienza su compromiso. Pero es entonces cuando todo se complica: el agrónomo quiere mantener ambas relaciones hasta que sea inevitable romper con Mireya. Y la chica del burdel no piensa en rupturas, ni próximas ni lejanas, y ha decidido que Demetrio será su salvador, que la ayudará a salir del burdel y se casará con ella. Casi nunca es posiblemente la más espléndida novela de este gran autor mexicano, uno de los más admirados de la literatura latinoamericana. «Un narrador profundamente cercano a la esencia del hombre» (Álvaro Mutis); «Sada será una revelación para la literatura mundial» (Carlos Fuentes); «Sada renovó la novela mexicana con Porque parece mentira la verdad nunca se sabe» (Juan Villoro); «De mi generación admiro a Daniel Sada, cuyo proyecto de escritura me parece el más arriesgado» (Roberto Bolaño).
360 páginas impresas
Publicación original
2008
Año de publicación
2008
¿Ya lo leíste? ¿Qué te pareció?
👍👎

Opiniones

  • Juan Hernandez Polancocompartió su opiniónhace 2 años

    Un lenguaje tan divertido por tanta diversidad y riqueza, narración delirante de lo trivial y profundo de sus personajes.

Citas

  • Alicia Sandovalcompartió una citahace 4 años
    Hay que desconfiar de la comodidad de una cama
  • Alexis MonrOycompartió una citahace 5 años
    El amor es un don de Dios; él sabe quién sí o quién no, como también decide quién es rico o quién es pobre, o quién es feo o bonito
  • Rafael Ramoscompartió una citahace 3 años
    Entonces ningún intento más de largueza conceptual, para no enfadarse de oquis, y sí en cambio reconocer a las claras el papel que desempeñaba: él era, nada más ni nada menos, que un adusto administrador; era, en consecuencia, un personaje que debía saber de números y de un sinfín de procedimientos organizacionales (¡qué palabra!) para llevar por buena vía el desabrido negocio ranchero

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)