Clarice Lispector

Todos los cuentos

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
  • Carla Seguracompartió una citahace 4 años
    A veces, una melancolía sin causa me oscurecía el rostro, una nostalgia tibia e incomprensible de épocas nunca vividas habitaba en mí. Nada romántica, se alejaba inmediatamente como un sentimiento inútil que no se relaciona con las cosas realmente importantes.
  • Raoulcompartió una citahace 5 años
    Entender lo difícil no es mérito, pero amar lo fácil de amar es un gran paso en la escala humana.
  • Rocío Toledocompartió una citahace 2 años
    es asombroso constatar cuán pocas mujeres consiguieron crear una obra tan extensa. Las que lo consiguieron eran mujeres libres de los obstáculos que impiden escribir a tantas mujeres.
  • Abril G. Kareracompartió una citahace 2 años
    Había emergido de ella muy pronto para descubrir que también sin felicidad se vivía: aboliéndola, había encontrado una legión de personas, antes invisibles, que vivían como quien trabaja: con persistencia, continuidad, alegría.
  • Fernando Garciacompartió una citahace 2 años
    Ella, que nunca había deseado otra cosa que ser la mujer de un hombre
  • Fernando Garciacompartió una citahace 2 años
    qué bueno era estar de nuevo cansada
  • Fernando Garciacompartió una citahace 2 años
    Se sentó en el sofá como si fuera una visita en su propia casa que, recientemente recuperada, arreglada y fría, recordaba la tranquilidad de una casa ajena
  • dani rouxcompartió una citahace 2 años
    Unos comunistas, eso es lo que eran; unos comunistas
  • Ivonne Angelescompartió una citahace 4 días
    veces, una melancolía sin causa me oscurecía el rostro, una nostalgia tibia e incomprensible de épocas nunca vividas habitaba en mí. Nada romántica, se alejaba inmediatamente como un sentimiento inútil que no se relaciona con las cosas realmente importantes. ¿Cuáles? No las definía bien y las englobaba en la expresión ambigua «cosas de la vida». Jaime. Yo. Casa. Mamá.

    Por otro lado, las personas que me rodeaban se movían tranquilas, la cabeza libre de preocupaciones, en un círculo donde la costumbre hace mucho había ampliado caminos seguros, donde los hechos se explicaban razonablemente por causas visibles y los más extraordinarios se relacionaban, no por misticismo sino por comodidad, a Dios.
  • Ivonne Angelescompartió una citahace 4 días
    En cuanto a mis sueños, en esa edad tan llena de estos, eran los de una joven cualquiera: casarse, tener hijos y, finalmente, ser feliz, deseo que yo no lo precisaba bien y confusamente lo encuadraba en los finales de las mil novelas que había leído, sin contagiarme de su romanticismo. Yo tan solo esperaba que todo saliera bien, aunque nunca me contentara si así sucedía.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)