Stefan Zweig,Sigmund Freud,Agostina Salvaggio,Marcelo Burello

Sigmund Freud y Stefan Zweig: "La invisible lucha por el alma"

El intercambio epistolar entre Freud y Zweig muestra al creador del psicoanálisis en la doble faceta de Dichter (creador de ficciones) y Naturforscher (científico naturalista). Sus cartas nos ofrecen un material inagotable para “poner a trabajar” las propias concepciones psicoanalíticas, en el proceso mismo de su producción. En su correspondencia, Freud relata las diversas vicisitudes que rodean su la vida — expresadas por el decir poético (Dichten) de un gran estilista de la lengua alemana-; así como también transmite con claridad el “pensamiento pensante” (Denken) acerca de los mecanismos del inconsciente. Freud consideraba a los artistas como capaces de un acceso privilegiado a la “otra escena” inconsciente (eine andere Schauplatz), de modo que la figura de un creador literario de la talla de Zweig operó como estímulo para la redacción de una correspondencia plena de reveladoras consideraciones psicoanalíticas. «Permítame decirle claramente lo que yo y muchos otros le agradecemos: el coraje en la psicología. Como innumerables hombres de la literatura de toda una época, usted, de manera individual, ha eliminado las inhibiciones. Gracias a usted vemos mucho, gracias a usted decimos mucho de lo que, de lo contrario, no se habría visto ni dicho nada. Esto aún no está claro hoy en día, porque a nuestra literatura no se la ve ni históricamente ni en sus formas causales; dentro de una década o dos se reconocerá cuál era el contexto que de repente dio una audacia psicológica distinta a Proust en Francia, a Lawrence y Joyce en Inglaterra, y a unos pocos alemanes. Será su nombre. Y ya no negaremos a este grandioso fundador.” (Stefan Zweig a Sigmund Freud, 8/9/1926)
99 páginas impresas
Publicación original
2019

Libros relacionados

Opiniones

    Alejandrina Romerocompartió su opiniónel año pasado
    👍Me gustó
    💡He aprendido mucho

Citas

    Andy t.m.compartió una citahace 10 meses
    coexistencia del intenso amor al padre y la fuerte culpa por las fantasías parricidas instan al castigo expiatorio.
    b7241931039compartió una citahace 10 meses
    decir, Freud ha ponderado siempre el poder rectificativo del arte y la capacidad del creador de exponer a través de mínimos detalles y sutiles matices discursivos y gestuales, los deseos inconscientes más profundos, opacados por sólidas racionalizaciones encubridoras.

En las estanterías

fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)