Citas de “La Soledad De Los Números Primos” de Paolo Giordano

CLsp
CLspcompartió una citahace 2 años
Porque —miedo le daba admitirlo— cuando estaba con ella sentía que valía la pena hacer todas esas cosas normales que hacen las personas normales.
Fer Valencia
Fer Valenciacompartió una citahace 7 meses
Recordaba, sí, aquel momento, pero había olvidado muchos otros, porque el recuerdo de las personas que no amamos es superficial y se evapora pronto.
Porque estaban unidos por un hilo invisible, oculto entre mil cosas de poca importancia, que sólo podía existir entre dos personas como ellos: dos soledades que se reconocían.
Angélica BM
Angélica BMcompartió una citahace 5 meses
Vivían la lenta e invisible compenetración de sus respectivos universos, eran como dos astros que gravitasen alrededor del mismo eje en órbitas cada vez más próximas y cuyo destino era colisionar en algún punto del espacio y el tiempo.
Sofía Sorgin
Sofía Sorgincompartió una citael año pasado
Hablaban poco, pero pasaban mucho tiempo juntos, sumido cada cual en su propio abismo, aunque sintiéndose sostenidos y salvados por el otro, sin necesidad de muchas palabras.
Ruby Mejia
Ruby Mejiacompartió una citael año pasado
Envidiaba rabiosamente la despreocupación de las chicas de su edad, su frívolo sentido de inmortalidad. Deseaba poseer la ligereza que correspondía a sus quince años, pero cuando trataba de alcanzarla no sentía sino la furia con que volaba el tiempo. Y el peso de las consecuencias se volvía insoportable y sus pensamientos empezaban a dar vueltas cada vez más rápido, en círculos más y más estrechos.
Y le sonrió de oreja a oreja, con labios, ojos y mejillas
Diamoon
Diamooncompartió una citael año pasado
Los números primos sólo son exactamente divisibles por 1 y por sí mismos. Ocupan su sitio en la infinita serie de los números naturales y están, como todos los demás, emparedados entre otros dos números, aunque ellos más separados entre sí. Son números solitarios, sospechosos, y por eso encantaban a Mattia, que unas veces pensaba que en esa serie figuraban por error, como perlas ensartadas en un collar, y otras veces que también ellos querrían ser como los demás, números normales y corrientes, y que por alguna razón no podían.
sapeunn
sapeunncompartió una citahace 2 años
que su cuerpo era sólo suyo y podía destruirlo si quería, o cubrirlo de marcas indelebles
jonathan1rael
jonathan1raelcompartió una citahace 4 años
Son las extremidades las que fallan, le decía siempre su padre; dedos de pies y manos, nariz, orejas… El corazón procura guardarse para sí toda la sangre y deja que lo demás se congele.
jonathan1rael
jonathan1raelcompartió una citahace 4 años
Lo mismo hizo Alice en aquel momento, porque sí, porque quería demostrarse que seguía viva.
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
en aquella casa, como tampoco en la de sus padres, ya no quedaba nada de él
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
Hubo un tiempo en que, sentados él y Alice en la cama, podía recorrer con la mirada la habitación de ella, reparar en un objeto que hubiera en algún estante y decirse: «Yo se lo regalé.» Esos regalos eran hitos que jalonaban un camino, banderitas clavadas en las etapas de un viaje, según se sucedían navidades y cumpleaños.
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
Sí, lo había aprendido. Las decisiones se toman en unos segundos y se pagan el resto de la vida. Así había sido con Michela, así había sido con Alice; así era también ahora. Esta vez los reconocía: eran esos segundos y no volvería a equivocarse.

Ahuecó la mano bajo el
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
La gente no perdía el tiempo, se aferraba a unas pocas casualidades y fundaba sobre ellas su existencia.
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
Ella seguía en el salón y lo esperaba; los separaban dos tabiques de ladrillos, unos centímetros de enlucido y nueve años de silencio
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
El beso duró largo rato, minutos enteros; tiempo suficiente para que la realidad se colase entre sus labios adheridos y los obligase a reflexionar sobre lo que estaba ocurriendo
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
Era sólo que el tiempo volaba llevándose consigo más tiempo; eran sólo actos evidentes que nada sabían del futuro ni del pasado.
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
Era sólo que el tiempo volaba
rebevelazquez
rebevelazquezcompartió una citahace 10 días
Se había pasado todo el rato pensando en las horas de estudio que perdía. Ahora que lo recordaba se sintió estúpido, como se siente uno si piensa cuánto tiempo se pierde deseando estar en otro sitio. Quiso
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)