Libros
Chris Lowney

El liderazgo al estilo de los jesuitas

    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    corporación era el camino hacia el heroísmo y la mejor manera de preservar la mutua “afectuosa solicitud”.
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    Todos los miembros del grupo fundador cuentan historias parecidas acerca de haber hecho un sistemático examen de conciencia bajo la dirección de San Ignacio y haber salido de él fortalecidos, centrados y capaces de exponer metas y debilidades personales.
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    una asociación para ayudar a las almas, sin mayores ataduras entre sí. ¿Para ayudar a las almas? ¿Qué quería decir eso? ¿Cuál era su ocupación? ¿Qué productos tenían?
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    el conocimiento de sí mismo hay más que elegir una carrera.
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    Abraham Zaleznik, profesor emérito de la Escuela de Negocios de Harvard, ha observado que “los líderes son individuos que nacen dos veces,
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    Los jesuitas apreciaban la agilidad individual y corporativa
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    declaración de misión no arraiga por estar hermosamente ­redactada. Solo echa raíces cuando los subalternos ven que los gerentes se interesan personalmente en ella.
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    visión es algo intensamente personal, el producto de madura reflexión: ¿Qué es lo que yo busco? ¿Qué quiero? ¿Cómo encajo en el mundo?
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    La mayor fortaleza del líder es su visión personal, que comunica por el ejemplo de su vida diaria.
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    En resumen, ¿quién inventó ese metro que mide a algunos como líderes y a otros solo como maestros, padres, amigos o colegas?
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    Haciendo a un lado las anteojeras que obligan a ver como líderes únicamente a quienes ejercen el mando, prepararon a todos los novicios para ser líderes.
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    Su tarea no fue persuadir a los novicios para actuar sino dotarlos de las destrezas para discernir por sí mismos lo que había que hacer.
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    uatro valores verdaderos como sustancia del liderazgo:
    • conocimiento de sí mismo,
    • ingenio,
    • amor y
    • heroísmo
    Jonathan Alejoscompartió una citael año pasado
    Pero Loyola mismo estableció la fórmula de éxito de los jesuitas de abordar las oportunidades del mundo real con estrategias de liderazgo del mundo real
    ictcdmxparejascompartió una citahace 2 años
    o que menos les pasó por la mente a estos primeros jesuitas fue creerse maestros de liderazgo. Este término de liderazgo jamás lo usaron como podría emplearlo hoy un consultor de negocios. En lugar de hablar de liderazgo, lo practicaron. En los capítulos siguientes se esbozan con más detalles sus valores únicos de liderazgo, valores que difieren sustancialmente de los que pasan hoy por líderes en el ajetreo del mundo de los negocios. En el capítulo siguiente se explora de igual forma la urgente necesidad de mayor liderazgo personal en toda nuestra sociedad y se destaca el contraste de tres estereotipos contemporáneos populares con la visión contracultural jesuita del liderazgo efectivo.
    ictcdmxparejascompartió una citahace 2 años
    Cuatro principios se destacan. Los jesuitas se volvieron líderes porque:

    • Entendieron sus fortalezas, sus debilidades, sus valores y su visión del mundo;

    • Innovaron confiadamente y se adaptaron a un mundo cambiante;

    • Trataron al prójimo con amor y una actitud positiva; y

    • Se fortalecieron a sí mismos y fortalecieron a los demás con aspiraciones heroicas.

    Estos cuatro principios no salieron de un libro de reglas ni de un manual de instrucciones. Es seguro que ninguno de los primeros jesuitas –ni nadie en el siglo xvi– usó la palabra liderazgo como nosotros la entendemos hoy. Tampoco hablaban explícitamente de conocimiento de sí mismos, ni de ingenio, amor y heroísmo como cuatro principios que guiaran a su comunidad. Pero esos principios de liderazgo aparecen hoy cuando examinamos sus palabras y acciones en busca de los temas que los animaron en sus grandes éxitos. En el caso de los primeros jesuitas la búsqueda resulta fructífera: esos cuatro principios infiltraban su trabajo y sus realizaciones, resaltaban en sus escritos y dominaban su bien pensado plan de entrenamiento. Eran la guía para todo jesuita y constituían la base de la cultura jesuítica corporativa.

    Conocerse a sí mismo: “Ordenar su propia vida”

    Los líderes prosperan al entender quiénes son y qué valoran, al observar malsanos puntos de debilidad que los descarrilan y al cultivar el hábito de continua reflexión y aprendizaje.

    Solo la persona que sabe lo que quiere puede buscarlo enérgicamente. Solo quienes han puntualizado sus debilidades pueden superarlas. Estos son principios obvios pero que rara vez se llevan a la práctica.
    ictcdmxparejascompartió una citahace 2 años
    Cuatro diferencias se destacan:

    • Todos somos líderes y dirigimos todo el tiempo, bien o mal.

    • El liderazgo nace desde adentro. Determina quién soy, así como qué hago.

    • El liderazgo no es un acto. Es mi vida, una manera de vivir.

    • Nunca termino la tarea de hacerme líder. Este es un proceso continuo.

    Todos somos líderes y dirigimos todo el tiempo

    Harry Truman decía que liderazgo es “el arte de persuadir a la gente para que haga lo que ya debería haber hecho”. Bien por Harry. Pero los primeros jesuitas la hicieron mejor. Su tarea no fue persuadir a los novicios para actuar sino dotarlos de las destrezas para discernir por sí mismos lo que había que hacer.

    El concepto jesuita de que toda persona posee un potencial de liderazgo no aprovechado contradice abiertamente el modelo
    Jhoany Gomez Rojascompartió una citahace 2 años
    Las prácticas culturales frente a la expresión religiosa
    Eduardo Madrigal Elizondocompartió una citahace 2 años
    “Trabaja como si el éxito dependiera de tu propio esfuerzo, pero confía como si todo dependiera de Dios”
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)