Estupor y temblores, Amélie Nothomb
Amélie Nothomb

Estupor y temblores

Avisarme cuando se agregue el libro
Para leer este libro carga un archivo EPUB o FB2 en Bookmate. ¿Cómo puedo cargar un libro?
Grax Mendez
Grax Mendezcompartió una citahace 2 años
cuando uno desempeña un trabajo tan poco lucido, el único modo de preservar su honor consiste en callarse.
ESME
ESMEcompartió una citahace 6 días
¿Y, fuera de la empresa, qué les esperaba a aquellos contables de cerebro lavado por los números? La cerveza obligatoria con colegas tan trepanados como ellos, horas de metro abarrotado, una esposa que ya duerme, el sueño que te aspira como el desagüe de un lavabo que se vacía, las escasas vacaciones en las que nadie sabe qué hacer: nada que merezca el nombre de vida.
Y lo peor es pensar que a escala mundial esta gente son privilegiados.
ESME
ESMEcompartió una citahace 6 días
En realidad, desde mi nombramiento, visitar los lavabos de la empresa se había convertido en un acto político.
Que un hombre todavía frecuentara los retretes del piso cuarenta y cuatro significaba: «Mi sumisión a la autoridad es absoluta y me da lo mismo que se humille a los extranjeros. Además, estos últimos no tienen lugar en la empresa Yumimoto.»
El que se negaba a visitarlos, en cambio, expresaba una opinión de este tipo: «Respetar a mis superiores no me impide conservar mi espíritu crítico respeto a algunas decisiones. Por otra parte, creo que Yumimoto debería contratar a más empleados extranjeros para algunos puestos de responsabilidad en los que podrían resultarnos útiles.»
Nunca un excusado fue el teatro de un debate ideológico en el que lo que se ventilaba fuera tan esencial.
ESME
ESMEcompartió una citahace 6 días
Ésta es la razón por la cual proclamo mi más profunda admiración por toda nipona que todavía no se haya suicidado. Por su parte, seguir con vida constituye un acto de resistencia de un valor tan desinteresado como sublime.
ESME
ESMEcompartió una citahace 7 días
enshi significa «ángel»: pensé que el señor Tenshi llevaba su apellido a las mil maravillas. No sólo me brindaba una oportunidad, sino que, además, no me daba ninguna instrucción: me dejaba, pues, carta blanca, un hecho que, en Japón, resulta absolutamente excepcional. Y había tomado aquella iniciativa sin consultar con nadie: era un enorme riesgo para él.
ESME
ESMEcompartió una citahace 7 días
e gustaba mi trabajo. Tenía el inconveniente de ocuparme poco tiempo, pero me permitía utilizar el ascensor y, por consiguiente, lanzarme a la calle. Además, mi público se divertía conmigo.
ESME
ESMEcompartió una citahace 7 días
Entonces me dedicaba a jugar a lo que yo denominaba «lanzarme a la calle». Pegaba la nariz contra el cristal del ventanal y, mentalmente, me dejaba caer. La ciudad estaba muy lejos, bajo mis pies: antes de estrellarme contra el suelo, me daba tiempo a ver muchas cosas.
Lilián Carrasco
Lilián Carrascocompartió una citahace 8 días
Aquella constatación me recordó la frase de André Maurois: «No hables demasiado mal de ti mismo: podrían creerte.»
Lilián Carrasco
Lilián Carrascocompartió una citahace 8 días
Eva no tenía ningún deseo de morder la manzana, pero una serpiente obesa, aquejada de un ataque de sadismo tan repentino como inexplicable, la había obligado a hacerlo
Lilián Carrasco
Lilián Carrascocompartió una citahace 8 días
Avanzó hacia mí con Hiroshima en el ojo derecho y Nagasaki en el izquierdo. De algo estoy segura: si hubiera tenido derecho a matarme, no habría dudado en hacerlo.
Lilián Carrasco
Lilián Carrascocompartió una citahace 9 días
Y, por último –y sobre todo–, porque una belleza que ha sobrevivido a tantos corsés físicos y mentales, a tantas coacciones, abusos, absurdas prohibiciones, dogmas, asfixia, desolación, sadismo, conspiración de silencio y humillaciones, una belleza así constituye un milagro de heroísmo.
Lilián Carrasco
Lilián Carrascocompartió una citahace 9 días
No sabemos lo que es un excéntrico hasta que conocemos a un excéntrico japonés. ¿Había dormido bajo los escombros? Estaban curados de espanto. Japón es un país que sabe lo que significa «volverse loco».
Pam Glez
Pam Glezcompartió una citael mes pasado
André Maurois: «No hables demasiado mal de ti mismo: podrían creerte.»
Pam Glez
Pam Glezcompartió una citael mes pasado
mandas, pero eso no significa nada. Yo reino. El poder no me interesa. Reinar es mucho más hermoso. No puedes imaginarte la sensación de gloria que experimento en estos momentos. Qué hermosa es la gloria. Es una trompeta tocada por ángeles en mi honor. Nunca me he sentido tan en la gloria como esta noche. Y todo gracias a ti. ¡Si supieras que estás trabajando para gloria mía!
Pam Glez
Pam Glezcompartió una citael mes pasado
Fubuki, soy Dios. Aunque tú no creas en mí, soy Dios. Tú
liz
lizcompartió una citael mes pasado
veces era víctima de repentinos ataques de cansancio y de desánimo, pero no tardaba en recaer en mi estado de hilaridad.
liz
lizcompartió una citael mes pasado
No obstante, ¡nadie podría ser tan estúpido como para cometer semejantes errores!
–Sí: yo.
liz
lizcompartió una citael mes pasado
Al cabo de un rato, no obstante, me entraron ganas de llorar pensando en los pobres árboles inocentes que mi superior despilfarraba sólo para castigarme. Imaginaba los bosques del Japón de mi infancia, arces, criptomerias y ginkgos arrasados con la única finalidad de castigar a un ser tan insignificante como yo. Y recordaba que el apellido de Fubuki significaba bosque.
liz
lizcompartió una citael mes pasado
¿acaso no resultaba lógico que aquella hermosa joven hubiera nacido el día en el que la belleza del cielo se abatía sobre la belleza de la tierra?
Yulissa Ibarra
Yulissa Ibarracompartió una citahace 2 meses
Mientras existieran ventanas, el más débil de los humanos tendría su parte de libertad.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)