Libros
Mónica Ojeda

Nefando

  • Alejandra Arévalocompartió una citahace 5 años
    A mi modo de ver hay dos formas elementales de encarar este tipo de situaciones: la primera es asumiendo el papel de víctima, lo que significa que eres de los que narra su vida como el resultado de una cadena de eventos incontrolables y desafortunados en la que otros se han aprovechado de ti o te han chingado de alguna manera, y la segunda es asumiendo el papel de victimario, es decir, del que se encarga de chingar a los demás.
  • la Monse que leecompartió una citahace 2 años
    Lo que importa es que todos crecimos viendo las mismas imágenes: Jesús clavado en una cruz, con la mirada torcida hacia arriba, con la corona de espinas y la sangre corriéndole por la cara como un manantial, y que nos dijeron, a toditos, que eso era hermoso y misterioso, que eso, morir, sacrificarte, entregar tu cuerpo a los más horribles tormentos por y para alguien, era el amor. Con eso nos chingaron desde el principio, pero cuando a uno lo chingan desde tan temprano no se da cuenta de que lo han chingado, uno cree que las cosas son así y que está bien.
  • Geraldine Guarneroscompartió una citahace 4 años
    The show must go on era, en realidad, un lema de vida espantoso.
  • Rafael Ramoscompartió una citahace 2 años
    Las palabras no alcanzan para todo lo que hay dentro de uno, pero son lo único que tenemos y por eso intentamos decirlo todo, ¿no?
  • Abrildsouzacompartió una citahace 3 años
    No se puede escribir en el hogar, le dijo una vez a su madre, no cuando está lleno de la mierda de uno.
  • Angel H. Ortizcompartió una citahace 2 años
    “La carne no es triste, es siniestra. Permanece a la izquierda de nuestra alma, nos asalta en las horas más perdidas, nos arrastra por anchos mares, nos hace naufragar y nos salva; la carne es nuestro guía, nuestra luz negra y densa, el pozo de atracción en el que nuestra vida se desliza en espiral, succionada hasta el vértigo”.
  • Sugey Navarrocompartió una citahace 2 años
    Me intimidaba la forma en la que esa tía se apoderaba de todo. Era como si el mundo le perteneciera y uno tuviera que pedirle permiso para tocar cualquier objeto que la rodeara. No lo hacía a propósito, claro, simplemente así era ella. Hay personas que son tan dueñas de sí mismas que se convierten en el centro de todos los espacios, ¿sabes lo que te digo?
  • Mayecompartió una citahace 2 años
    La diferencia entre Kiki y tú estaba en que ella quería escribir(se) para entender(se) y en cambio tú necesitabas desa(r)marte para alcanzar el conocimiento de ti mismo. Sabías que la escritura no podría hablarte de tu carne. Sólo el dolor era capaz de construir un discurso del cuerpo-no-tuyo, pero el dolor era instransferible e inexpresable para el lenguaje.

    -

  • Alfonso Santiagocompartió una citahace 3 años
    . Tu cuerpo estaba lleno de prótesis imaginarias. Te faltaban órganos y nadie lo sabía.
  • Ale Gachuzcompartió una citahace 3 años
    Porque la mirada toca, pensaste, pero a ti nadie te acariciaba con sus pupilas.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)