El foco, Virginia Woolf
Gratis
Virginia Woolf

El foco

Leer
6 páginas impresas
  • 👍3
  • 🙈2
  • 🔮1
Relato enigmático y poético que la autora lo reescribió muchísimas veces. Presenta a personajes en un momento de su existencia, que considera esencial, el azar determina que un pequeño gesto, en este caso el muchacho enfocando hacia la tierra por aburrimiento, pueda decidir cosas importantes.
Opinión
Agregar a la estantería
Leer
  • 👍Me gustó3
  • 🙈Ni fu ni fa2
  • 🔮Profundo1
Inicia sesión o regístrate
Jeanette Ruiz González
Jeanette Ruiz Gonzálezcompartió su opiniónhace 10 meses
👍Me gustó

Cómo un momento en apariencia sin importancia se vuelve decisivo para que la narración en el presente exista y la vida misma.

Montse Bautista
Montse Bautistacompartió su opiniónel mes pasado
🙈Ni fu ni fa

Yessi PJ
Yessi PJcompartió su opiniónhace 2 meses
👍Me gustó
🙈Ni fu ni fa

amintrobelle22
amintrobelle22compartió una citahace 16 días
necesidad de hablar, como
perro20107
perro20107compartió una citahace 2 meses
La mansión del vizconde del siglo XVIII había sido transformada en un club del siglo XX. Y era agradable, después de cenar en la gran estancia con columnas y candelabros, bajo el esplendor de la luz, salir a la terraza que daba al parque. Los árboles eran frondosos, y si hubiera habido luna se hubiesen podido ver las banderolas de color rosa y crema puestas en los castaños. Pero era una noche sin luna; muy cálida, tras un hermoso día de verano.

Los invitados del señor y la señora Ivimey tomaban café y fumaban en la terraza. Como si quisieran aliviarles de la necesidad de hablar, como si quisieran entretenerles sin que tuvieran que hacer esfuerzo alguno por su parte, haces de luz recorrían el cielo. Corrían tiempos de paz entonces; las fuerzas aéreas hacían prácticas; buscaban aviones enemigos en el cielo. Después de detenerse para examinar un punto sospechoso, la luz giró, como las aspas de un molino, o bien como las antenas de un prodigioso insecto, y reveló aquí un cadavérico muro de piedra; allá un castaño en flor; y de repente la luz incidió directamente en la terraza, y, durante un segundo, brilló un disco blanco, que quizá fuera el espejo dentro del bolso de una señora.

-¡Miren! -exclamó la señora Ivimey.

La luz se fue. Volvieron a quedar en la oscuridad.

La señora Ivimey añadió:

-¡Nunca adivinarán lo que esto me ha hecho ver!

Como es natural, intentaron adivinarlo.

-No, no, no -protestaba la señora Ivimey. Nadie pudo adivinarlo. Sólo ella lo sabía; y sólo ella podía saberlo, debido a que era la biznieta del hombre en cuestión. Y este hombre le había contado la historia. ¿Qué historia? Si ellos querían, intentaría contársela. Quedaba aún tiempo, antes de que el teatro comenzara.

-Pero, realmente, no sé cómo empezar -dijo la señora Ivimey-. ¿Fue en 1820… ? Este año debía correr, más o menos, cuando mi bisabuelo era un muchacho. Ya no soy joven -no, pero era muy hermosa y de buen porte- y mi bisabuelo era un hombre muy viejo, cuando yo me encontraba en la niñez, que fue cuando me contó la historia. Era un viejo muy apuesto, con su mata de cabello blanco y sus ojos azules. De muchacho tuvo que ser muy guapo. Pero extraño. Lo cual no deja de ser lógico -explicó la señora Ivimey- teniendo en cuenta la manera en que vivían. Se apellidaban Comber. Habían venido a menos. Habían sido hidalgos; habían tenido tierras en Yorkshire. Pero, cuando mi bisabuelo era joven, casi un muchacho, sólo quedaba la torre.
Lezlie Pez
Lezlie Pezcompartió una citahace 2 meses
una razón más que explica que todo fuera quedando en estado ruinoso.
Lecturas gratuitas, Bookmate
Bookmate
Lecturas gratuitas
  • 37
  • 7.5K
Leo autoras, Liliana M.
Liliana M.
Leo autoras
  • 237
  • 51
Novelas, Beatriz AC
Beatriz AC
Novelas
  • 136
  • 4
neverending tbr, Fer Silva
Fer Silva
neverending tbr
  • 64
  • 1
Cortitos, L(Ane) Del Rey
L(Ane) Del Rey
Cortitos
  • 70
bookmate icon
Una cuota. Cientos de libros
No solo compras un libro, sino que adquieres toda una biblioteca… por el mismo precio.
fb2epub
Arrastra y suelta tus archivos (no más de 5 por vez)